Inversionistas de EEUU, Europa y Asia revelan que las empresas que usen ESG COMPASS serán catalogadas como menos riesgosas y con mayor potencialidad de retorno financiero futuro.

El año pasado estuvo sacudido por escándalos empresariales y todo hace prever que el 2016 va a repetir la tónica. Tanto a nivel global como local las grandes empresas han visto afectadas seriamente su reputación, valor accionario y la confianza de stakeholders, es por esto que se hace necesario el uso de herramientas que ayuden a reducir fraudes, anticipar riesgos y a focalizar esfuerzos en variables que impacten la sostenibilidad.

Desde Yale School of Management Rodrigo Castro, Managing Partner de ESG COMPASS en EEUU, junto con profesores expertos y alumnos de MBA comenzaron a trabajar hace dos años en una metodología que a través de un software permite identificar riesgos de fraudes y mejorar el desempeño futuro de empresas privadas y públicas.

Patentada como ESG COMPASS y con base en EEUU, la herramienta levanta información de los stakeholders en materia de ESG (acrónimo de Environmental, Social, Governance) y mapea la empresa según su estructura organizacional identificando prioridades de acción y responsables, lo que facilita acciones específicas sobre: Gobierno Corporativo, Empleados, Clientes, Proveedores, Comunidad y Medioambiente , con una mirada y foco futuro en vez de desempeño pasado que es lo que se hace hoy.

La relevancia de medir ESG no sólo está asociada a menor riesgo sino a un mayor retorno financiero futuro. Estudios realizados por la Universidad de Harvard muestran que las empresas que trabajan sobre ESG generan un 23% más de retorno sobre la inversión (ROI) y un 47% más de valor en el precio de la acción respecto a otras empresas que no trabajan sobre ESG (Eccles et. Al 2013). El mercado ha incorporado estos resultados y hoy en EEUU existen cerca de 500 fondos de inversión y fondos de pensiones especializados en ESG; Bloomberg lanzo su ESG INDEX el 2014 todo lo cual genera una inversión anual de cerca de 4 trillones de dólares en empresas catalogadas como ESG.

En esta línea, inversionistas de Europa, Asia y EEUU, comentan que las empresas que usen ESG COMPASS serán empresas con menor riesgo percibido y con la potencialidad de mayor rentabilidad futura, principalmente porque hay una validación objetiva de distintos stakeholders del desempeño de la empresa sobre ESG lo que complementa el autorreporte entregado a través de memorias anuales y reportes de sustentabilidad.

Junto al apoyo de Yale y los gobiernos locales, se ofrecerá la herramienta ESG COMPASS a las empresas a través de un estudio regional que se inicia en Chile y luego continua en Perú, Colombia, y México.

“Este estudio servirá como base para que las empresas conozcan una metodología de mejoramiento continuo que está siendo tendencia en el mundo, reduzcan sus riesgos, fortalezcan su desempeño organizacional y en una etapa posterior se certifiquen en ESG, que es lo que el mundo está mirando”, explica Rodrigo Castro.

La convocatoria en Chile cuenta con el apoyo de CORFO y ya con importantes empresas inscritas. El plazo de postulación cierra el 29 de Enero, 2016. Para mayor información visite www.esglatinamerica.org

Deja un comentario

Deja un comentario