El primer estudio clínico en el país que busca probar la efectividad de una vacuna contra el coronavirus comenzó en Talca, donde paradójicamente se registró el primer caso de Covid-19 en Chile en marzo pasado.

Las pruebas correspondientes a la fase tres de la vacuna del Laboratorio Janssen iniciaron en el Centro de Investigación del Maule bajo la supervisión del doctor Rafael Silva, y hasta el momento, cinco voluntarios han recibido la sustancia experimental.

De momento, se ha confirmado que los primeros participantes son funcionarios de salud pública que justamente atienden a pacientes Covid. Una de ellos dijo a Cooperativa Regiones que «someterse a esto es solucionar el gran problema de la pandemia en este minuto».

«La única solución que existe es encontrar la vacuna, para así vacunar e inmunizar a la gran parte de la población en el mundo», enfatizó la enfermera, consigna Cooperativa.

Luego de recibir la pequeña inyección en el brazo, a los participantes se les instalará una app en sus teléfonos celulares en la que deben informar diariamente si presentan síntomas, y detallar el carácter de éstos.

El monitoreo durante el primer año, que pretende verificar si generan anticuerpos contra la enfermedad, se realizará una vez por semana, y posteriormente cada 15 días, sumado a siete controles presenciales durante este periodo. Los voluntarios también recibirán un termómetro.

El laboratorio dependiente de Johnson & Johnson ha dispuesto 60 mil dosis para sus estudios clínicos en todo el planeta, y el Instituto de Salud Pública (ISP) autorizó que parte de ellas fueran administradas en Talca, Santiago y Temuco.

En la capital del Maule hay convenios con sus servicios de salud, municipios y empresas de la región para desarrollar las pruebas.

Deja un comentario

Deja un comentario