Viejito Pascuero entregó regalos a niños del ramal Talca-Constitución

Gobierno anunció aprobación de la Ley de Inclusión Laboral
San Clemente celebra sus 153 años de vida con potente y atractivo programa de actividades
Región del Maule se suma a Escritorio Empresa para facilitar el trabajo de los emprendedores

Ya es toda una tradición, a bordo del mítico ramal Talca – Constitución y adornado para la ocasión, el Viejito Pascuero acompañado de sus duendes y de los villancicos del Coro Universitario repartió juguetes y dulces a miles de niños que viven en sectores rurales.

Desde 1990 que la Dirección de Extensión de la Universidad de Talca desarrolla la cantata navideña con la finalidad de llevar un mensaje de amor a miles de familias que viven en las localidades que bordean el Río Maule. En el buscarril viajó el rector de la casa de estudios, Juan Antonio Rock, el vicerrector académico, Luis Huerta, la directora de Extensión, María Teresa Guerra, docentes y el Coro Universitario dirigido por el maestro, René Peñaloza.

Pasadas las 09:00 horas del 20 de diciembre se inició el trayecto desde la Estación de Ferrocarriles de Talca. La primera parada fue la Escuela de Colín donde tras las palabras del rector, la directora del establecimiento Laura Muñoz agradeció la gran iniciativa. En el lugar los anfitriones recibían con un rico desayuno a los pasajeros del tranvía.

Luego Santa Claus y sus duendes entregaron regalos a los niños de las localidades de Corinto, El Morro, Curtiduría, González Bastías, Tanhuao, Pichamán, Huinganes, Maquehua, Forel y Toconey. Además, el buscarril hizo diversas paradas en sectores intermedios.

Durante el recorrido el rector de la universidad dijo estar contento con la realización de la cantata que simboliza tanto para los niños. “Esta actividad significa cumplir una misión de solidaridad, una misión de apoyo a estas personas que viven tan alejadas y que poseen dificultades de comunicación con el resto del país y nosotros les traemos un saludo navideño y una muestra de solidaridad que se representa a través de los regalos que nos hacen llegar colegios, jardines infantiles y varias instituciones de Talca. Es una tradición y un gesto de solidaridad que realizamos”, mencionó el rector.

En esta ocasión se repartieron mil 100 regalos, 500 panes de pascua, 320 paquetes de dulces y 100 bebidas a las distintas familias que esperaron en algunos casos, hasta más de dos horas por el paso del Tren Navideño.

Ahí conocimos a María Cristina Ávila de Corinto quien recibió un regalo para su hijo de seis meses. “Me encanta el tren, desde los seis a los 14 años recibí regalos, y ahora traigo a mi hijo Ismael. Es muy entretenido esperar al Viejito Pascuero…”.

Nada fue impedimento para que las familias esperaran la visita de Papá Noel. “Tuve que cruzar en bote junto a mi mamá y a mi hijo de un año y seis meses. Es primera vez que vengo y me enteré porque todos en el sector corren la voz del trencito y además esperan con ansias la llegada del Pascuero. Tuvimos que esperar más de dos horas, pero valió la pena, estos son los únicos regalos que los niños pueden recibir en Navidad”, manifestó con alegría Marta Loyola de Huinganes.

A eso de las 16:00 horas el tren llegó a Constitución donde la directora de Extensión, María Teresa Guerra manifestó que es muy grato para la Universidad de Talca realizar la cantata donde además de entregar cariño y alegría a los niños, varias empresas se suman a la iniciativa aportando juguetes y destacó la preocupación de los lugareños por atender a quienes recorren el ramal. “Lo rico es sentir como la gente nos espera, es rico sentir el cariño de ellos, en todas las estaciones nos esperan con comida que ellos mismos preparan… eso es una muestra de cariño. Queremos seguir realizando esta actividad por muchos años más y esperamos contar con el apoyo de más personas para poder regalar sonrisas a más niños y papás”, enfatizó.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0