Como parte del XVI Congreso de Estudiantes, advirtieron sobre la selección morfológica de algunos perros y los riesgos de Salud asociados a cada tipo.

En el marco del XVI Congreso de Estudiantes, realizado por la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Mayor, una de las exposiciones presentadas fue una investigación acerca de la “Selección morfológica de razas caninas y su impacto en la aparición de malformaciones anatómicas”. Es decir, los males genéticos asociados a ciertas razas y que todo futuro dueño debe tener en cuenta.

Pese a que un perro de raza conlleva un alto costo de inversión, cientos de chilenos ponen en adopción a sus mascotas al no ser capaces de darles una vida adecuada o preocuparse de atender todas las necesidades que algunos perros conllevan. Esto último, corresponde al principal foco de la investigación, ya que según los resultados, gran parte de los perros más requeridos por los chilenos cuentan con males genéticos que requieren cuidados o gastos médicos adicionales.

“Esta investigación se enmarcó en el XVI Congreso de Estudiantes y se centró en todos los problemas que acarrea la selección de razas y cómo las personas eligen a sus perros por el aspecto físico, sin considerar otras variables como enfermedades genéticas, trastornos o problemas físicos”, apuntó el Dr. Mauricio Araya, médico veterinario de la Universidad Mayor y profesor tutor de la investigación.

Según el último reporte del Kennel Club de Chile, sólo durante el primer semestre de este año se inscribieron en nuestro país un total de 1.529 Bulldog Inglés y otros 977 ejemplares de su par Francés, convirtiéndose así en las dos razas caninas más populares en Chile. El top cinco del listado lo complementan el Border Collie, el Pug y el famoso Pastor Alemán, el que por años fue el perro número 1 de los chilenos.

“Cuando una revisa este listado se da cuenta, de forma inmediata, que la gente no considera estas variables genéticas. Por citar un ejemplo, los perros de nariz chata, como los Bulldog o los Pug, sufren de Síndrome Braquicefálico, lo que les genera graves problemas respiratorios que requieren de atención y cuidado. Este mal, además, puede generar gastos adicionales en cuanto a atenciones o medicamentos, lo que se debe tener en cuenta”, apuntó el académico.

Respecto a otras razas populares, la investigación puntualizó que “al tener la cadera muy baja con respecto al resto del cuerpo, el Pastor Alemán sufre de displasia de caderas. Los perros arrugados, que también están de moda, sufren de Entropión, un término que usamos para cuando el borde del párpado se pliega o invierte en dirección hacia la superficie del ojo. Los Dachshund, o ‘Salchichas’, son propensos a las hernias en la columna y los Boxers a generar tumores”, complementó.

Con todo esto en cuenta, la investigación realizada por estudiantes y académicos de la Universidad Mayor concluyó que existe todo un rol ético respecto a la función informativa y educadora del médico veterinario respecto a los pacientes, pero también la necesidad país de inculcarle a la gente que se informe más y mejor antes de decidir tener un perro, y más aún cuando se trata de uno de raza.

“Es importante que la gente sea consciente de lo que está haciendo, que tenga en cuenta el espacio que necesita el perro, la función que este va a cumplir en el hogar, si tienen niños, etc. Lo ideal sería que la elección de un perro fuese tan acuciosa como la compra de un auto. Es decir que, así como se fijan en el rendimiento y otros factores que hacen un auto más adecuado que otro, se fijen también en el perro y sus necesidades. De esa manera se evitan abandonos o adopciones forzosas”, finalizó el especialista.

Deja un comentario

Deja un comentario