Alegaron excesiva presencia de Carabineros en la movilización, y a la vez anunciaron que esperan pronunciamiento oficial de la organización y del Obispado de Linares.

Con banderas, pancartas, interrupción del tránsito en ruta L-55 y hasta caravana de vehículos protestaron los vecinos de la comuna de Longaví, esto con motivo del inminente cierre del hogar “María Reina”, ubicado en sector La Quinta y perteneciente a Fundación “Las Rosas”.
Lamentaron que las autoridades de mencionada institución tomaran esta medida, sin entregar motivos concretos, además de impedir el acceso a las visitas como cada domingo a los cerca de 50 adultos mayores que residen en el lugar.
Sin respuestas, sin acceso a dependencias, y sin ser recibidos por la madre superiora del recinto, decidieron efectuar en las inmediaciones de la ruta 5 sur una protesta pacífica para solicitar un claro pronunciamiento, y así evitar una serie de trascendidos que hablan incluso de la posible venta de este, considerado patrimonio comunal, como es el “Chalet de La Quinta”, obra arquitectónica que proviene desde los tiempos del asentamiento y que fue entregado por el Ministerio de Bienes Nacionales con estos fines.
Fueron decenas de vehículos los que concurrieron en caravana por un trayecto de 15 km, desde La Quinta y hasta Longaví, siendo fuertemente custodiados por Carabineros, quienes finalmente detuvieron la comitiva, impidiendo su ingreso a la ruta 5 sur; con incluso más dotación policial, de la que ya venía junto a los manifestantes.
Para Johana Jaque y Verónica Alarcón, voceras de la comunidad, esto resultó de muy mal gusto, ya que su intención era solo solicitar públicamente que Fundación “Las Rosas” emitiera un comunicado formal, y que no continuaran con una serie de contradicciones, además de solicitar formalmente la intermediación del Obispo de Linares, de quien esperan realice gestiones para revertir dicha situación.
Manifestaron que el Mayor de Carabineros les indicó que la Gobernadora de Linares les llamaría y haría gestiones al respecto, las que esperan se cumplan.
A su vez el concejal de Longaví, Robin Araya, presente en la comitiva, indicó, que si bien entiende la función de Carabineros, que por lo además actuaron de manera cortés, cree que en sí, el operativo policial fue un exceso: “aquí quienes concurren, son dueñas de casa, agricultores, vecinos a cara descubierta, que de manera pacífica querían expresar su malestar por esta decisión”, puntualizó.
Precisó además, que este hogar lleva 15 años atendiendo a adultos mayores no tan solo de la comuna, que otorga 43 puestos laborales, y que tiene una capacidad de 56 residentes; aunque desde un tiempo a la fecha, solo permanecen 46, ya que han limitado el ingreso de nuevos, seguramente porque ya se tenía programado el cierre.
Los vecinos, finalmente retornaron al sector de origen, y continuaron con sus expresiones de apoyo a los residentes del hogar, y esperan que en las próximas horas se pueda tener certeza de los motivos, y que la fundación analice esta decisión.

Deja un comentario

Deja un comentario