Durante los últimos años las pequeñas y medianas empresas forestales han certificado prácticas y procedimientos en la elaboración de sus productos, protegiendo el medio ambiente.

Autoridades y expertos medioambientales valoraron el tratamiento de residuos industriales que hoy desarrollan las empresas madereras del Maule, gestión impulsada por la Corporación Chilena de la Madera, CORMA, entidad que promueve la certificación en producción limpia de empresas y aserraderos en la región y el país.

Para el nuevo coordinador regional del Consejo de Producción Limpia, Osvaldo Alcázar, lo que se busca es aumentar los estándares productivos a los niveles que exige la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). “De esta manera, el sector maderero, en conjunto con CORMA, representa un eje estratégico para los procesos de producción limpia, eficiencia energética, huella de carbono y ciclo de vida. La presidenta, Michelle Bachelet, nos ha mandatado continuar con estos Acuerdos de Producción Limpia (APL) que en el sector maderero han sido priorizados tanto por el nivel central, como por el Gobierno Regional del Maule”.

Por su parte, la SEREMI de Medio Ambiente de la Región del Maule, María Eliana Vega, destacó la evolución de los residuos, ya que “hace unos años la viruta de la madera que se acopiaba en grandes volúmenes como desecho, hoy se reutiliza como biomasa para la generación de energía, por lo tanto, todo esfuerzo en el tratamiento de restos favorece al medio ambiente y mejora la sana competencia”.

Durante los últimos años las pequeñas y medianas empresas (PYMES) forestales han evolucionado en sus procesos productivos de la mano del desarrollo de la industria, incorporando prácticas y tratamientos, mejorando el rendimiento para la elaboración de los productos y protegiendo el medio ambiente.

El gerente de CORMA sede Maule, Leonardo Vergara, explicó que “actualmente una decena de instalaciones madereras de la Región cumplen con la certificación para el manejo de residuos, lo que garantiza el cumplimiento de la normativa ambiental y favorece el desarrollo de las PYMES, como es el caso de: Preserva y Venturelli, ubicadas en las comunas de Talca y Maule, y los aserraderos Martín, Mestre, ASETI, PROMATI, RUMASAL, El Cruce, Viñales y Las Cañas de la comuna de Constitución”.

Por su parte, el gerente de Postes y Maderas impregnadas Preserva de Talca, Roberto Morales Mora, señaló que “los residuos asociados a la protección y conservación de la madera en su empresa están acotados al cobre, cromo y arsénico, que son productos peligrosos debidamente neutralizados con cal y cemento y con retiros programados cada 6 meses. La certificación de producción limpia ha sido favorable ya que ordena nuestros procesos productivos y eso se traduce en mejores resultados para la empresa y a la vez se está al día con la normativa que fiscaliza el Ministerio de Salud y la Inspección del Trabajo”.

En tanto, el gerente de Maderas Venturrelli planta Maule, Jaime González Venegas, agregó que “antes no existía ningún tipo de control y hoy de acuerdo a la producción limpia debemos tener instalaciones y bodegas adecuadas con características especiales, con piletas de decantación, con lugares separados para cada producto, inventarios, bodegas en tránsito de acuerdo a las exigencias medioambientales y procedimientos cuyos residuos deben ser enviados cada seis meses a depósitos certificados”.

El gerente de CORMA sede Maule, sostiene que en el corto plazo aumentarán la cantidad de empresas certificadas en Producción Limpia, obteniendo como resultado mejores condiciones laborales y cuidado del medio ambiente.

Deja un comentario

Deja un comentario