La labor que desarrolla este centro fue uno de los temas abordados en un seminario sobre los desafíos para la región en el ámbito de la inclusión de personas con alguna inhabilidad.

El profesor de la Universidad de Talca Felipe Besoaín, de la Escuela de Ingeniería en Bioinformática, dio a conocer el aporte de la casa de estudio en el uso de tecnología para personas en situación de discapacidad en un seminario que convocó a otros actores intersectoriales como la fundación Teletón, que este fin de semana tiene un nuevo desafío.

En la ocasión el académico principalmente, se refirió al software Geo UTALCA, desarrollado por esa unidad el año pasado, como parte de un proyecto de inclusión de la casa de estudios, para facilitar la visita de personas ciegas al Parque de las Esculturas de la universidad.
Tras el cierre de su presentación Besoaín, adelantó la creación de otras aplicaciones, en particular el denominado Handy Box, un software que mediante el procesamiento de imagen puede reconocer el rostro de un usuario para mover el mouse e interactuar sin necesidad de intervención de las extremidades. “Está pensado en personas que tengan discapacidades motrices mayores y solo puedan mover la cabeza”, explicó.

Por otra parte, el director de la Escuela de Fonoaudiología de la Universidad de Talca, Exequiel Plaza, aseguró que se ha ganado en sensibilidad respecto al tema, pero a su juicio falta instalar en la ciudadanía las capacidades para que ésta pueda intervenir y hacer que las personas en situación de discapacidad tengan las oportunidades merecen y el acceso a una mejor calidad de vida. “El desafío es que sepan cómo interactuar con ellas para lograr ese objetivo”, afirmó.
En particular se refirió al proyecto que está desarrollando la Escuela de Fonaudiología en las comunas de Curepto, Licantén, Vichuquén y parte de Linares, de atención fonoaudiológica de adultos mayores postrados que incluye también un grado de instrucción a los cuidadores de estos pacientes. Como parte de ese proyecto, se convocó a ese seminario a profesionales de municipalidades, representantes del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama), Sofofa, Teletón, e investigadores.

Se viene un nuevo desafío con la Teletón

Confiado en que los chilenos y, en particular, los maulinos darán nuevamente un fuerte apoyo a Teletón, se manifestó el médico Hugo Sagredo, quien dirige el centro de Talca, que anualmente brinda atención a más de 1.700 a niños y jóvenes de la Región del Maule y también de algunos sectores de la Región de O’Higgins.
Sagredo indicó que anualmente las prestaciones médico terapéuticas se elevan a cerca de 40 mil en este instituto, las cuales benefician a pacientes que no tienen cobertura en otro lugar que no sea el centro Teletón.
De igual modo, señaló que si bien sería tranquilizador contar con financiamiento estatal, la campaña tiene otro lado positivo: “Es un evento une a los chilenos y no nos gustaría que se perdiera. Debería seguir haciéndose porque dejamos todas nuestras diferencias de lado y nos unimos en una causa común”, comentó.
El director del centro recordó que el año pasado se recolectaron en la Región del Maule alrededor de 870 millones de pesos. “Esperamos llegar ahora a los mil millones. La niña símbolo, Antonela Alcántara, es de Talca y eso nos llena de orgullos y también de esperanza de que la gente de la región retribuya con una donación mayor”, recalcó.
Hugo Sagredo expuso sobre la labor del centro Teletón de Talca, en el seminario “Discapacidad en la Región del Maule y desafíos intersectoriales por acometer”, que organizaron la Escuela de fonoaudiología y la Dirección de Responsabilidad Universitaria (RSU), de la Universidad de Talca, para conocer los puntos de vista y los aportes de distintos servicios e instituciones respecto a rehabilitación e inclusión de personas que enfrentan situaciones de discapacidad.
En la misma jornada, el prorrector Pablo Villalobos, destacó el compromiso de universidad con la inclusión y se refirió a un proyecto que incluyó jornadas de sensibilización, talleres para formar monitores y un trabajo coordinado con distintas instituciones que trabajan en el ámbito de la discapacidad, además de mejorar y adecuar infraestructura y equipamiento. “Creo que somos una de las instituciones pioneras en estos aspectos a nivel nacional. Esperamos seguir aportando en esta dirección y desarrollar nuevos proyectos para que otros jóvenes puedan seguir teniendo una educación de calidad”, recalcó.
El director de Responsabilidad Social Universitaria (RSU), Iván Coydán, dio a conocer el propósito de conformar una cultura de inclusión con la idea de promover el bienestar de las personas y mencionó diversas acciones encaminadas a ese fin.

Deja un comentario

Deja un comentario