Con gran satisfacción, la Universidad de Talca recibió la noticia de su Tercera Acreditación Institucional, por cinco años -hasta 2019- y en las cinco áreas establecidas por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), que corresponden a gestión institucional, docencia de pregrado, docencia de postgrado, investigación y vinculación con el medio.
Entre las universidades estatales de regiones, solo la Universidad de Talca y la Universidad de La Frontera de Temuco están acreditadas en la totalidad de las áreas. Asimismo, en la Región del Maule, otras instituciones de educación superior presentan acreditaciones en tres y dos áreas.
El rector Álvaro Rojas, declaró que “estamos contentos con el resultado de este nuevo proceso de acreditación, el tercero al que se somete la Universidad de Talca, porque viene a ratificar un trabajo hecho con seriedad por una institución que, de ser una universidad docente, hoy se encamina a paso firme hacia una mayor complejidad en solo 33 años de existencia”.
Al mismo tiempo, enfatizó que “desde el anterior proceso la corporación ha registrado importantes avances tanto en pre y post grado; aumentamos nuestra densidad académica así como la investigación que realizan nuestros docentes. Del mismo modo, fortalecimos los lazos con la comunidad a través de una política de vinculación con el medio –ámbito en el que somos vanguardia- convirtiéndonos en un sujeto activo de la sociedad”.
El rector resaltó también que “haber obtenido una acreditación de cinco años para una universidad pública, de regiones, es un logro que nos enorgullece y que sin duda obedece al trabajo de una comunidad universitaria que quiere desarrollarse sin problemas”.
“Entendemos que Chile no alcanzará el tan anhelado desarrollo mientras el Estado no se haga cargo del histórico abandono en que ha mantenido a las universidades, que le son propias, y eso solo puede hacerse cumpliendo el compromiso de dotarlas de los recursos que ellas necesitan, para seguir generando el conocimiento que el país necesita. Sólo así, más universidades públicas podrán continuar acreditándose y brindando educación de calidad para las futuras generaciones. Chile se lo merece», subrayó.
Si bien la nueva acreditación otorgada fue acogida con alegría, también surgió una posición clara respecto al compromiso que implica seguir en la senda de la autorregulación y el mejoramiento continuo.
TRABAJO SERIO
La vicerrectora Académica, Gilda Carrasco, dijo sentir una gran satisfacción: se trata de la tercera acreditación institucional, después de un trabajo serio, comprometido y compartido por la comunidad universitaria, durante gran parte de 2013 y también de 2014, “porque, si bien el proceso de acreditación institucional se inició el 5 de junio de este año tras la entrega del Informe de Autoevaluación y sus anexos, hubo un largo periodo previo para informar a la comunidad sobre esta relevante tarea, desarrollar la evaluación interna, que se inició el 1 de abril de 2013, y para elaborar los documentos pertinentes”.
Agregó que el logro obtenido “es absolutamente coherente con la importancia que la Universidad ha dado al mejoramiento continuo para asegurar la calidad en la educación superior. En ese sentido, me complace observar y comprobar el innegable avance que ha experimentado nuestra Institución para transformarse en una Universidad compleja, que además de impartir carreras de pregrado, ha conseguido estructurar una amplia oferta de programas de postgrados, con un 100 por ciento de sus programas de magíster académicos y profesionales acreditados, algunos con doble graduación internacional, y el 80 por ciento de sus programas de doctorado en régimen también acreditados”.
La vicerrectora Académica felicitó a todos los miembros de la comunidad universitaria, “debemos sentirnos orgullosos, pero al mismo tiempo comprometidos, porque la tarea no finaliza aquí. Las exigencias que nos hemos planteado en materia de autorregulación y aseguramiento de la calidad, nos obligan a seguir dando nuevos pasos en ese sentido, en la búsqueda de la excelencia y que se plasmará en nuestro nuevo plan estratégico”.
PLAN DE MEJORAMIENTO
Para el director de Planificación y Análisis Institucional, Pablo Villalobos, la nueva acreditación implica desarrollar un plan de mejoramiento institucional en las cinco áreas y, en función de eso, hacer todas las mejoras que permitan a la institución ir plasmando su proyecto de desarrollo. “La Universidad se ha ido perfilando como una institución de mayor complejidad y eso conlleva tener que ir definiendo distintas etapas en su desarrollo, que mejoren su quehacer y permitan llevar el desarrollo corporativo hacia estados de excelencia”, dijo.
En este contexto, explicó que el plan de mejoramiento propuesto se llevará a cabo entre 2014 a 2019, lo que implicó fijar objetivos, metas e indicadores. Además, la Institución va a tener que hacer un esfuerzo importante para consolidar este plan e ir mejorando cada vez más nuestros procesos”.
Villalobos, destacó, asimismo, que la corporación tomó el proceso de acreditación con la mayor seriedad en el que se trabajó por casi dos años. “Eso queda de manifiesto en el informe de salida de los pares evaluadores respecto a la calidad del documento que recibieron y leyeron y, por otra parte, en el grado de responsabilidad de la institución, de sus académicos, funcionarios y estudiantes, de dar testimonio de lo que en ese documento estaba escrito”.

Deja un comentario

Deja un comentario