Durante más de dos meses, la Gobernadora Macarena Pons ha encabezado la mesa de trabajo de la Feria de las Pulgas de Curicó, luego que se recibiera una serie de reclamos de parte de vecinos y comerciantes. La autoridad provincial convocó a la Municipalidad de Curicó, las policías y la fiscalía, con el fin de generar una instancia de trabajo conjunta para lograr un ordenamiento del concurrido sector comercial. Tras una manifestación de los feriantes en la Plaza de Armas de Curicó, la representante del Presidente Sebastián Piñera, convocó a una reunión extraordinaria.

“Nos juntamos con dirigentes de gente que no estaba dentro del perímetro de la cancha, de la feria, de lo permitido, tuvimos una interesante conversación, donde llegamos a varios acuerdos, propuestas ideas, desde ahora en adelante vamos a seguir trabajando  juntos, nos vamos a volver a juntar la próxima semana para avanzar rápidamente en las soluciones que teníamos planteadas, entre la municipalidad, el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, donde lo que queremos es ordenar la feria de las pulgas, pero donde nadie quede sin la oportunidad de trabajar, de poder desarrollarse, por lo tanto la municipalidad tiene algunas opciones y el Gobierno también a quien pueda acompañar a través de sus instrumentos, también lo vamos hacer”.

Durante la reunión se acordó que serán los propios dirigentes quienes realicen un catastro a quienes se instalan fuera del perímetro autorizado de la feria de las pulgas, información que se adjuntará a la catastrada por el municipio de Curicó hace dos semanas; por parte de las autoridades, se estableció que buscarán soluciones alternativas para que quienes actualmente no cumplen con la normativa, puedan trabajar de manera legal.

El Alcalde de Curicó, Javier Muñoz, por su parte, fue enfático en señalar que la normativa de la actual feria continuará vigente y que se busca regresar al origen del centro de compra y venta: “Primero nosotros no le vamos a buscar solución a personas que no son de la comuna de Curicó , segundo vamos a tratar y vamos a volver al origen de lo que era la feria de las pulgas, es decir aquellos que son comerciantes en otros puntos de la ciudad y tienen inicio de actividades, desde ya que sepan que no van a tener espacio en este lugar, a quienes vienen a comercializar productos nuevos, que llegan a vender ahí, tampoco le vamos abrir espacios, o sea, volver al origen de esta feria; con el resto y con quienes no alcancen a entrar a la feria de las pulgas, porque estamos en la etapa o de sacar a aquellos feriantes que hoy están dentro del perímetro, pero que no cumplen con este  reglamento, vamos a incorporar a los feriantes que están afuera y que cumplen con los requisitos y por eso que es tan importante el catastro que ellos van a realizar”.

Cerca de 150 personas que no cumplen los requisitos antes mencionados, serán prontamente notificadas respecto de la prohibición de comercializar en la feria; con ello se dará espacio a quienes son de la comuna de Curicó, no tienen inicio de actividades y no ejercen el comercio en otro punto de la comuna o provincia.

 

Edith Urrutia, feriante y representante de más de 200 personas que trabajan fuera del perímetro, se mostró conforme con lo acordado en la reunión y reafirmó que acatarán las normativas del recinto comercial:   “Estamos de acuerdo, nos van a buscar una solución pronta, vamos a seguir trabajando junto a la Gobernadora y al Alcalde; este fin de semana no nos podemos colocar dentro del perímetro que no está establecido, la calle Licantén norte y parte del sur, por tanto el llamado es a este fin de semana a no estar vendiendo los productos”.

Durante la próxima semana, las autoridades volverán a reunirse con los dirigentes, mientras que este jueves se realizará de manera normal una nueva sesión de la mesa de trabajo de la Feria de las Pulgas.

Deja un comentario

Deja un comentario