Desde 2005 que el plan AUGE da cobertura financiera a una lista de enfermedades, la que este año aumentó a 85. Además, garantiza un tiempo determinado de espera para acceder a la atención. Este beneficio puede ser utilizado por cualquier paciente, ya sea del sistema público o del privado. En el caso de los afiliados a este último modelo, estos deben rellenar un formulario luego de ser notificados por la clínica en la que son atendidos, para activar el beneficio que permite reducir el gasto médico.
Sin embargo, según una fiscalización realizada por la Superintendencia de Salud —a 27 clínicas del país y considerando más de 500 casos—, a uno de cada tres pacientes que sufren alguna patología incluida en el plan, su prestador no le notifica, por lo que nunca activa el beneficio.
De acuerdo con la autoridad, esto significa que las personas pueden pagar hasta ocho veces más, ya que al no hacer uso de la red AUGE, el paciente tiene que pagar la prestación a través de su plan de salud, consigna Emol.
Por ejemplo, en el caso de una radioterapia para cáncer de mamas, una persona pagaría $186 mil por el tratamiento activando el AUGE. Sin embargo, ese monto aumenta a más de $1,5 millones si no lo hace (esto considerando la cobertura promedio de los planes privados).
Algo similar sucede con una cirugía de cataratas: el costo AUGE es de $157 mil, en comparación con más de $1,1 millones sin activarlo.
‘Hay una responsabilidad concreta de las clínicas, que tienen la obligación de informar. Pero eso no se está haciendo, ya sea porque quieren retener a este paciente para atenderlo en el recinto o porque no tienen la conciencia de que hay que llenar estos formularios’, asegura el superintendente Patricio Fernández.

Prestadores
En total, de los 27 prestadores fiscalizados, seis aprobaron satisfactoriamente (más del 90% de los casos), tres tuvieron incumplimientos menores (entre 71% y 89%), mientras que 18 fueron evaluados como deficientes. Es decir, el 66% de las clínicas notificaron de forma deficiente a sus pacientes, llegando, en el caso de algunas, a notificar menos del 30% de los pacientes que tenían patologías AUGE.
Entre los recintos que fueron multados por su incumplimiento se encuentran la Clínica Bupa Santiago, Clínica San Carlos de Apoquindo, el Hospital Clínico UC, Clínica Alemana, Clínica Las Condes, Clínica Dávila y Clínica Red Salud Providencia, consigna Emol.
Según Héctor Sánchez, director del Instituto de Salud Pública de la UNAB, ‘aquí hay un abuso lamentable’. Agrega que ‘a las instituciones que no cumplieron con lo que establece la ley les debiera salir muy caro. Las multas deben ser proporcionales al daño que se genera a los pacientes’.
Al respecto, el superintendente afirma que las sanciones que aplicaron a los prestadores corresponden a una cifra histórica: $11.500 UF (más de $317 millones). Eso sí, esto es apelable por parte de los recintos.
‘El paso siguiente es ir dentro de pocos meses más a ver si esta conducta se mantiene (…). La próxima vez vamos a proceder con la suspensión para que el prestador no pueda seguir dando prestaciones GES’, asegura.

Deja un comentario

Deja un comentario