Docentes de universidades chilenas y extranjeras expusieron sus aportes destinados a favorecer la permanencia de los estudiantes en el sistema.

Por qué muchos estudiantes desertan de sus carreras o demoran en terminarlas y qué estrategias se pueden utilizar para resolver este problema, es la cuestión de fondo que reúne a docentes de países de la región y de Europa, en la V Conferencia Latinoamericana sobre Abandono en la Educación Superior (CLABES), tema que cobra aún más vigencia en Chile ante la gratuidad establecida en la reforma.

Cerca de 200 trabajos que abordan el mencionado problema desde distintos puntos de vista y sobre la base de experiencias en diversos países, se presentan en la jornada, que se realizará hasta este viernes, en la Universidad de Talca
El presidente de la conferencia, Jesús María Arriaga, destacó que desde el primer encuentro, efectuado en Nicaragua en 2011, se ha avanzado en el conocimiento de los factores que influyen en el abandono y los costos que implica, así como en la aplicación de buenas prácticas para reducirlo y sensibilizar a la academia y a la sociedad respecto a este problema. “Este es un reflejo de la mala adaptación entre un sistema y los intereses de los jóvenes. Hay un desajuste que es necesario arreglar porque se van muchas energías, mucho gasto económico y eso no es bueno para las familias ni para el país”, remarcó.
Agregó que en las conferencias latinoamericanas sobre el tema se podido establecer que se trata de un problema del profesor y de las instituciones, pero para enfrentarlo se requiere de una alianza con otros ámbitos como el sistema de enseñanza media, “y sobre todo políticas que amparen las medidas que adopten las instituciones y que sean una solución efectiva y sostenible”.
La inauguración de CLABES 2015 se realizó en el Aula Magna del Espacio Bicentenario, en el Campus Talca, y la conferencia de inicio estuvo a cargo del rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, cuya exposición se centró en diversos aspectos relacionados con la reforma de la educación superior en Chile, como el financiamiento y la gratuidad, la que según enfatizó requiere de un alto nivel de excelencia.

Gratuidad y abandono

Para el rector, el tema central de la jornada y la reforma de la educación superior tiene mucho en común e indicó que los estudiantes deben saber que la gratuidad dura el número de años definido para cada carrera y después hay que pagar. “Eso puede estar muy lejos de sus pensamientos porque siempre piensan que pasan las pruebas, pero el promedio en Chile señala que los estudiantes demoran un 25 o un 30 por ciento más en terminar sus carreras que el tiempo de duración de los planes de estudio”, expresó.

A su juicio, se debe recurrir a estrategias pedagógicas para que el egreso se produzca en los tiempos que corresponde porque acortar las carreras “es materialmente imposible por cuanto la preparación de la educación media no es todo lo exhaustiva que uno quisiera”. De ese modo, precisó que muchos contenidos de primer año se orientan a entregar a los alumnos las competencias para enfrentar el proceso de educación universitaria en las condiciones adecuadas.
“La deserción es el síntoma más duro de la enseñanza universitaria. Muchos alumnos abandonan porque no tenían las competencias o no los ayudaron”, dijo y añadió que las universidades tienen la responsabilidad de adoptar estrategias pedagógicas para que los estudiantes permanezcan en sus aulas. Como ejemplo, mencionó la asistencia obligatoria en primer y segundo año. “Los estudiantes vienen de un sistema con uniforme, libreta, campana e inspectores a un sistema abierto, donde no se pasa lista. Esa transición puede ser muy dura, si la libertad es mal administrada porque cuando se dan cuenta ya es tarde”, comentó.
Del mismo modo, recalcó que la falta de disciplina es una causa, pero también la motivación es esencial para encantar a los alumnos con el estudio. En cuanto a la Universidad de Talca, indicó que se ha avanzado mucho en la relación con la enseñanza media, y ha sido de ayuda el Liceo Virtual, entre otras acciones.

Tasas

El rector Rojas precisó que la UTALCA tiene tasas de deserción general menores al 30 por ciento, que están entre las más bajas del sistema en Chile. “Hay universidades e institutos que tienen 60 por ciento de abandono, o sea, entran 100 y salen 40. Nosotros estamos graduando más del 70 por ciento y en algunas carreras el 90 por ciento”, acotó. En cuanto a los tiempos de titulación, señaló que las carreras de la salud, como Kinesiología y Fonoaudiología, son las que más se ciñen a la duración de sus planes de estudio que es de cinco años.
Por su parte, la vicerrectora de Pregrado, Marcela Vásquez, quien encabezó la organización de la V Conferencia, explicó que esta actividad tuvo su origen en el proyecto Alfa Guía, coordinado por la Universidad Politécnica de Madrid, con financiamiento de la Comunidad Económica Europea. Tras el cierre del proyecto, la red de investigadores que se generó decidió seguir realizando encuentros anuales para avanzar en la reducción del abandono en la educación superior.
“En la Universidad de Talca llevamos varios años monitoreando este problema que nos preocupa y hemos ido generando instancias para tratar de reducirlo. Una de éstas es el propedéutico de inicio para los estudiantes que ingresan a primer año quienes durante dos semanas intensivas tienen una nivelación de ciertas habilidades de ciencias básicas. También implementamos un programa de tutorías académicas y psicosociales que acompañan a los estudiantes de primer año”, detalló.
Tanto Marcela Vásquez como Jesús Arriaga destacaron el alto interés de los académicos de distintos países por presentar trabajos y seguir entregando su aporte en relación al tema señalado.

Deja un comentario

Deja un comentario