La generación de plantas resistentes a la sequía a través de nuevas construcciones genéticas fue el tema central del Simposio Internacional “Estrés abiótico en plantas. Avances y perspectivas para la agricultura”, organizado por la Universidad a través de su Instituto de Ciencias Biológicas..
El evento —de dos días de duración— reunió a investigadores de diversos países considerados autoridades mundiales en esta área científica: Eduardo Blumwald, de la Universidad de California, Davis; Roberto Gaxiola, de la Universidad Estatal de Arizona, (ambas de EE.UU.); José Casaretto, de la Universidad Guelph (Canadá); Raquel Chan, de la Universidad del Litoral (Argentina), y Tua-hua David Ho, de la Academia Sinica de Taiwán.
También participaron la profesora Elizabeth Bastías de la Universidad de Tarapacá; Gerardo Tapia del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) Quilampu, y Alejandro del Pozo, investigador de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UTALCA.
ALIMENTACIÓN DEL MAÑANA
El simposio fue inaugurado por la rectora (s) Gilda Carrasco quien destacó la importancia de este evento que convocó a académicos que estudian mecanismos para mejorar la producción de alimentos en zonas de creciente escasez hídrica.
En este sentido, Carrasco señaló que para el año 2040 se estima que en el mundo habrá más de 9 mil millones de habitantes. Esta población además de requerir alimentación, demandará habitación cerca de grandes urbes con altos estándares de bienestar, lo que significa que podría existir un detrimento de la superficie apta para la agricultura.
“Resulta urgente contar con cultivos más eficientes en el uso del agua, tolerantes a mayor salinidad en el suelo y agua, y que soporten o sean eficientes fotosintéticamente a temperaturas promedio más altas y muy bajas. Esto es esencial para asegurar la alimentación del mañana”, expresó la rectora (s).
El simposio se realizó como parte del proyecto FONDEF “Plataforma biotecnológica para la generación de tolerancia a déficit hídrico en plantas de importancia agrícola”, dirigido por el académico Simón Ruiz, del Instituto de Ciencias Biológicas, quien fue el organizador del evento.
RESULTADOS CIENTÍFICOS
Al presentar los resultados finales de esta iniciativa, Ruiz dijo que se identificó un gen específico de la especie “Solanum chilense”, una variedad de tomate verde que crece en el desierto de Atacama, el más árido del mundo. “Este gen lo extrajimos y la introdujimos en el maíz”, señaló. Se trata de una planta silvestre propia de Chile que existe a tres mil metros de altura en condiciones hídricas adversas. “Aún no puedo decir cuál es el gen porque estamos en pleno proceso de patentamiento de este hallazgo”, precisó el científico.
A través de esta construcción genética se ha logrado que el maíz alcance un rendimiento sobre 60% en condiciones de escasez de agua. En este sentido, Simón Ruiz enfatizó que el resultado permitirá cultivar alimentos en zonas de sequía, como el secano costero.
“El cambio climático está produciendo cambios enormes, así es que de aquí a 20 años va a ser indispensable tener este tipo de plantas, si no, nos podríamos quedar sin alimentación. Esta es una muy buena noticia para los habitantes del secano costero y una muy buena noticia en general para todo el mundo”, dijo Ruiz sobre el hallazgo del proyecto que también podría aplicarse en cultivos de arroz, trigo, cebada, tomates, porotos, entre otros.
El director del Instituto de Ciencias Biológicas, Enrique González, valoró el resultado del Fondef como un “hito” para la Universidad. “Lo que ha desarrollado este proyecto hace que nosotros como institución y como instituto seamos uno de los grupos fuertes a nivel nacional e internacional en el área de tolerancia y resistencia de plantas a condiciones de estrés, particularmente de sequía”, expresó.
APORTE MUNDIAL
En la oportunidad, Eduardo Blumwald, investigador del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de California Davis, presentó su conferencia “Las modificación de la relaciones fuente sumidero de cultivos comerciales”. El experto señaló que la iniciativa del profesor Ruiz contribuye a entender los mecanismos celulares que usan las plantas para adaptarse a condiciones de estrés ambiental.
“Muy interesante porque los resultados están demostrando un nuevo mecanismo para la adaptación de las plantas a la salinidad. Y creo que es un aporte mundial (…) La Universidad de Talca la considero, en el Hemisferio Sur, al equivalente de la Universidad de California Davis en el Hemisferio Norte. Esta zona es muy rica en agricultura y la Universidad de Talca cumple una función importantísima”, dijo.

Deja un comentario

Deja un comentario