Los efectos de la pandemia generaron un cambio en la modalidad de la enseñanza y en ese contexto las instituciones de educación superior han adaptado su sistema de clases para continuar impartiendo el conocimiento, pero cuidando la salud de alumnos y docentes. En el Campus Colchagua de la Universidad de Talca, donde se imparten las carreras de Técnico Superior en Administración, Técnico Superior en Turismo Enológico, Técnico Superior en Viticultura, Técnico Superior en Vinificación y Enología, los alumnos realizan sus ejercicios prácticos en casa. Es así como los estudiantes han trabajado en la elaboración de vino en sus hogares, siguiendo los lineamientos entregados por sus profesores.

Generalmente los ejercicios prácticos son realizados en el viñedo y la bodega docente, pero los trabajos debieron ser adaptados para ser efectuados en casa. “Nosotros preparamos un kit de vinificación, de modo tal que los estudiantes puedan realizar el trabajo práctico, obviamente coordinado con los docentes disciplinares que corresponden. Durante estos tres trimestres estuvimos entregando estos kits de trabajo práctico a los alumnos, ya sea enviando por correo o a través del retiro presencial, tomando los resguardos necesarios. Hemos modificado nuestra metodología para garantizar que, independiente de que no exista presencialidad, los estudiantes desde su casa puedan recibir el mismo nivel de información y de formación para las carreras técnicas”, explicó Patricio Gómez, director del Campus Colchagua.

Así, durante el año académico, los alumnos que cursaban el módulo de Cata Enológica recibieron el llamado Kit Sensorial, compuesto por vinos y soluciones madres con diversos componentes para realizar ensayos y luego degustaciones guiadas por los docentes de manera virtual. Por su parte, los estudiantes del módulo de Producción de Vinos Especiales recibieron un Kit Enológico, que contempla los materiales y vinos necesarios para elaborar Oporto y el proceso de segunda fermentación en botellas para la obtención de espumantes.

Para este tercer trimestre, se contempla la entrega de un tercer kit de materiales didácticos. En esta oportunidad los estudiantes recibirán en sus casas los insumos necesarios para producir sus propios vinos, que incluye los instrumentos, los insumos, así como también uva congelada y sellada al vacío, para poder realizar el proceso de fermentación en sus hogares.

Aprender en la práctica

La posibilidad de poder continuar con su formación desde sus casas fue calificada de manera positiva por la estudiante Renata Mozó, quien cursa la carrera de Técnico Superior en Turismo Enológico, quien declaró que, “los distintos implementos que se nos entregaron fueron muy útiles” y agregó que “agradezco que se haya hecho facilitación de los implementos, porque así se nos puede guiar de mejor forma. A nosotros nos sirve más la práctica que lo teórico o escrito, así que nos ha servido tener los kits para hacer las actividades desde la casa”.

Por su parte, el docente Nelson Quilodrán, que dicta el módulo de Vinificaciones Especiales a los alumnos de segundo año, se mostró muy conforme con la experiencia. “Se les enviaron a cada uno los elementos para hacer un espumante, y ellos hicieron el paso a paso en sus casas, cada uno con su técnica de elaboración, pero resultó bastante bien el trabajo. Tener la opción de poder realizar el trabajo activo, práctico es lo máximo para hacer lo que ellos están estudiando”, enfatizó.

La estudiante Susana Hoyer, alumna de Enología y Vinificación también realizó las actividades prácticas, pero lo hizo desde su país natal: Alemania. Según comentó “fue chistoso, fue entretenido, fue como lo mejor de las clases online la verdad, porque el resto fue bastante difícil”, y agregó que disfrutó bastante la experiencia, aunque su proyecto no prosperó. “Se trataba de la segunda fermentación de un espumante. Me llevé vino base, que es un vino seco, la levadura y los nutrientes para la levadura para poder llevar a cabo la segunda fermentación en Alemania, pero en el trayecto murió la levadura así que el proyecto falló”, explicó la alumna, que espera retomar las clases presenciales cuando la crisis sanitaria lo permita.

Luego de varios meses con esta modalidad de enseñanza, el director del campus hizo una evaluación positiva de los logros obtenidos: “Ha resultado súper interesante porque finalmente nos han mandado sus fotos y relatos de cómo el hecho de tener que hacer sus actividades prácticas en su casa ha permitido que su familia también se involucre en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Así que es una forma también, sin quererlo, de hacer vínculo con la familia de manera mucho más directa”.

Gómez, explicó que las carreras se orientan al aprendizaje en la experiencia: “Tenemos un fuerte trabajo práctico, que ha caracterizado a la formación técnica en los últimos cinco años y que se ha convertido en el sello de nuestra formación, con una mirada muy abierta a la comunidad”.

Por esa razón, en 2019 comenzó a realizarse un piloto de formación dual. “Nuestros estudiantes desde primer año tienen parte de su actividad formativa en la empresa. Iban dos días de la semana a una empresa y tres días tenían clases en el campus”, lo que, dijo, se debió interrumpir a raíz de la crisis sanitaria.

Miradas al futuro

Esta nueva metodología ha sido gratamente recibida por los estudiantes, que valoran el trabajo realizado en este periodo.  “Varios estudiantes nos han mencionado que, a juicio de ellos, hay varios módulos de las carreras que podrían mantener la lógica online”, una posibilidad que podría concretarse en el futuro. De acuerdo a Gómez, “eso implica que hay que hacer una reestructuración de las carreras, de las mallas curriculares, y por lo tanto, en la inmediatez eso no está formalizado, pero es parte de lo que nosotros quisiéramos como Campus Colchagua: migrar de carreras técnicas presenciales, a carreras técnicas semi-presenciales”. Sin embargo, agrega que ese es un cambio que requiere de más tiempo, ya que, según manifestó, “eso implica el trabajo de la adecuación curricular correspondiente, presentar estas propuestas en los cuerpos colegiados que corresponde y evaluar la factibilidad”.

El director destaca que para el 2021 la oferta de carreras se mantendrá en el Campus Colchagua, “la Universidad mantiene la misma oferta, ya que el objetivo inmediato es consolidad la oferta de carreras. Seguimos trabajando con nuestra cluster objetivo, que es el cluster del vino”, aseguró.

Deja un comentario

Deja un comentario