Fueron dos enriquecedoras jornadas las que se vivieron en el Centro de Extensión monseñor Carlos González de Curicó. La primera de ellas enfocada a los jóvenes y la vocación matrimonial y, la segunda, orientada a los matrimonios y el traspaso de la fe a los hijos.
“La familia constituye la gran riqueza social que otras instituciones no pueden sustituir, que debe ser ayudada y potenciada, para no perder nunca el justo sentido de los servicios que la sociedad presta a los ciudadanos», estas fueron las palabras con las que el papa Francisco se refirió a la familia en su visita a Ecuador este año, las mismas que inspiraron a la Pastoral Universitaria de la UCM a organizar el Primer Encuentro de la Familia Católica en la Región del Maule y que se llevó a cabo en el Centro de Extensión monseñor Carlos González de Curicó.
La bienvenida a este encuentro estuvo presidida por el rector, Dr. Diego Durán, quien destacó que “hoy es difícil ser católico. Es difícil, porque los católicos también cometemos errores y nos tenemos que enfrentar a una sociedad que no está hecha para católicos. Sin embargo, instancias como éstas cuando uno escucha testimonios de vida, es la manera que tiene Dios de comunicarse con nosotros. Es importante recoger estas experiencias humildemente y ver qué nos quiere decir Él”.
Fueron dos jornadas, la primera de ellas denominada “La vocación a formar familia para los jóvenes”. En este ciclo de charlas participaron: el Padre Patricio Espinoza, quien se refirió a las vocaciones y el matrimonio; luego, el Rector Diego Durán, compartió su experiencia de vida: “Los hijos en el matrimonio, testimonio de familia numerosa”. Finalmente, el coordinador del Centro de Extensión, Sebastián Leal junto a su esposa María Ángeles Katalinic, hablaron sobre el matrimonio cristiano.
En esta primera jornada asistieron estudiantes de diferentes colegios católicos de la comuna de Curicó, quienes valoraron las experiencias compartidas.
Matrimonio de fe
La segunda jornada de este encuentro estuvo dirigida a los matrimonios católicos y el tema a tratar fue “La educación de los hijos en la fe”.
En este encuentro se invitó a distintos movimientos y carismas católicos laicos para que compartieran con los asistentes su forma “institucional” para traspasar la fe a los hijos.
Es así como desde la comuna de Tomé, en la Región del Biobío, dieron testimonio Victoria Lagos Sanhueza y Jorge Flores Leiva, matrimonio del Movimiento de los Focolares, que es una corriente de espiritualidad centrada en el amor evangélico, para suscitar la espiritualidad de la unidad en toda la familia humana.
También estuvo presente José Miguel Jordán y María Ignacia Prado, del movimiento Schoenstatt, quienes compartieron su bello testimonio de familia numerosa y adopción.
Finalmente, se presentaron Mario Gutiérrez y Carmen Gloria Catalán, matrimonio que sigue el camino Neocatecumenal, quien también relataron la importancia de Dios en la familia y en la crianza de los hijos.
Ambas jornadas resultaron muy enriquecedoras y valoradas por los asistentes.

Deja un comentario

Deja un comentario