Un especial reforzamiento en materia tecnológica ha realizado la Universidad de Talca para mejorar la infraestructura involucrada en el proceso educativo que, en tiempos de pandemia, se efectúa de modo 100% remoto.

Según explicó el vicerrector de Gestión Económica y Administración, Carlos Torres, la imprevista masificación del uso de plataformas digitales llevó a la institución a disponer de un monto cercano a los $3.000 millones para abordar los requerimientos de la educación a distancia. Así, se reasignaron recursos, se adelantaron gastos y se destinaron nuevos fondos.

Para responder a la contingencia la casa de estudios debió asumir un nuevo ítem de gastos emergentes que, entre este año y en 2021, asciende a unos $600 millones, según detalló el vicerrector. De estos, se ha proyectado invertir $300 millones en educación a distancia, $49 millones en mejoramiento de la capacidad de servidores, $161 millones en el mejoramiento del ancho de banda e internet corporativo, y $94 millones en la implementación de medidas de seguridad en el perímetro de las redes.

Torres sostuvo que “efectuar estas inversiones es indispensable para una institución como la UTalca, que se caracteriza por un absoluto compromiso con la excelencia y la continuidad en el servicio de educación que imparte, tanto en pregrado como postgrado”.

Por ello, dijo, se han destinado recursos en capacitación de docentes, adquisición de licencias de herramientas tecnológicas, aumento en la capacidad de toda la infraestructura de servidores y procesamiento de datos. Estas mejoras también permitirán a la Universidad adecuarse al futuro con respecto a la digitalización de la educación.

Equipos y mejoras

Ante la necesidad de contar con dispositivos de calidad en un contexto de aprendizaje remoto, la UTalca adelantó la compra de 1.800 notebooks que entrega como parte de una política institucional destinada a acortar la brecha digital, con un costo aproximado de $ 1.200 millones.

Carlos Torres sostuvo que esta adquisición “reafirma nuestro compromiso con los estudiantes, porque entendemos que es una herramienta relevante para dar continuidad a sus estudios”.

Además, el vicerrector precisó que -entre los años 2020 y 2021- la institución invertirá del orden de $2.200 millones en equipos y licencias.

Con esa misma lógica la casa de estudios realizó una reasignación por $250 millones, que fueron destinados a la entrega de 1.700 becas de conectividad para alumnos y alumnas que registraban problemas de conexión a internet y para ayudas eventuales.

Por otra parte, la universidad a través de su Dirección de Tecnologías de la Información (DTI) optimizó su infraestructura tecnológica, introduciendo mejoras técnicas a la plataforma Educandus para albergar una demanda promedio de 630 clases y 10 mil ingresos semanales. También se instaló en la plataforma un sistema de videoconferencias y clases sincrónicas, pasando de ser un repositorio de documentos en línea a ser la principal herramienta para la educación a distancia.

“Ahora alumnos y académicos, a través de una cuenta que la Universidad les facilita, pueden generar una reunión en línea y una clase desde Educandus. Esta labor se hizo en tiempo record y permitió la continuidad de las actividades académicas”, explicó el director de la DTI, Luis Valenzuela.

En tanto, el jefe de Gestión Curricular y Plataforma de Aprendizaje, Germán Bravo, detalló que “adquirimos un nuevo servidor para ampliar la capacidad de procesamiento de datos y mejoramos el almacenamiento. Además, implementamos un sistema de monitoreo que nos permitirá ver el comportamiento de la plataforma y poder tener una alerta cuando se sobrepasan los umbrales de uso de recursos. Esta serie de medidas ha permitido que la plataforma funcione con mayor fluidez”.

Bravo apuntó que en la web educaciónadistancia.utalca.cl también existe un cronograma de capacitaciones para docentes.

Deja un comentario

Deja un comentario