El Juzgado de Garantía de Villa Alemana determinó la prisión preventiva de Hugo Bustamante (55), único imputado por el crimen de Ámbar Cornejo (16), la cual deberá cumplir en la Unidad de Alta Seguridad de Santiago. Tras horas de discusión, la magistrada Daniela Rodríguez acogió la solicitud del Ministerio Público, el cual imputó los delitos de violación con femicidio e inhumación ilegal, y de los querellantes.

«Lo cierto es que creo que, por lo menos en este estadio procesal, los antecedentes tanto objetivos que se tienen, como aquellos que podríamos decir indiciarios, son bastante consistentes y relevantes», indicó la jueza.

En audiencia, la fiscal regional de Valparaíso Claudia Perivancich detalló que los hechos ocurrieron el 29 de julio en el domicilio del imputado, ubicado en calle Covadonga. En el lugar, agregó, Bustamante «tuvo una discusión con la adolescente Ámbar, de 16 años, hija de su conviviente tras la cual procedió a golpearla repetidas veces con sus manos y un objeto contundente en diversas partes de su cuerpo, tales como manos, brazos, antebrazos, glúteos y muslos. Introdujo un paño en su boca, obstruyendo su respiración», consigna Emol.

Así también, añadió, la violó «hasta ocasionar su muerte, clínicamente establecida por sofocación por obstrucción de orificios respiratorios». Posteriormente, sostuvo el ente persecutor, Bustamante cercenó el cuerpo de la adolescente y luego lo enterró.

Entre la evidencia relatada ante el tribunal se cuenta el hallazgo de sangre en tres partes de la vivienda, como el baño y un chuzo, la declaración de testigos, el tráfico de llamadas que situó a la víctima en el domicilio de Bustamante, y el hecho que se encontrara ropa del imputado y la cual tenía manchas de sangre enterrada.

Aquello fue considerado por la jueza al momento de decretar la cautelar, según esta misma indicó, como también los antecedentes penales del imputado, similares a los hechos indagados. Esto último, ya que Bustamante había sido condenado en 2005 por el asesinato de su entonces pareja y el hijo de esta.

Por el hecho se le condenó a 27 años de presidio, de los cuales cumplió 11 en la cárcel, ya que en 2016 se le otorgó el beneficio de libertad condicional. Así también, siguió la magistrada, se tomó en consideración que lo imputado «trata de una de las conductas más grave que establece el ordenamiento penal, que en el caso de ser condenado implica pena altísima», además de la necesidad de resguardar la seguridad de la sociedad.

«Llama la atención que se repite el modus operandi que el imputado por el cual fue condenado en un delito anterior de también gran gravedad y se repite la misma forma de producción de la muerte», manifestó la jueza, calificando de «sofisticadas» las maniobras desplegadas para ocultar el cuerpo y que impidieron que los canes de la PDI pudieran detectarlo en un principio. Se estableció un plazo de investigación de 120 días.

Deja un comentario

Deja un comentario