Para este 6 y 7 de enero quedó fijada la Prueba de Selección Universitaria, PSU, la que será rendida por más de 297 mil estudiantes a lo largo de todo el país.

Debido al contexto social que se vive desde el 18 de octubre pasado, la PSU debió ser retrasada en dos ocasiones, ya que no existían las condiciones óptimas para la toma de la prueba. A pesar de ello, varios han sido los llamados a boicotear el examen.

En ese sentido, tanto la  Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) como la  Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), anunciaron una serie de movilizaciones en las sedes donde se rendirá la prueba, consigna 24Horas.

De acuerdo a lo expresado por ambas organizaciones, la idea es unificar un descontento contra el sistema educacional actual, catalogando el test como una instancia que aumenta la segregación entre alumnos.

Por lo mismo, la prueba ya fue suspendida en Quellón, debido a que la única sede en la que se rendiría amaneció tomada. Por otro lado, el Liceo Eduardo de la Barra, de Valparaíso, también amaneció tomado.

 

SI SE RENDIRÁ

El vicepresidente del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch), Aldo Valle, aseguró que a pesar de los incidentes ocurridos durante la primera jornada de rendición de la PSU, todos los estudiantes podrán dar el examen.

«En los casos en los que han habido problemas, todo esos estudiantes tendrán la oportunidad de ser parte del proceso. Habrá un retraso o un cambio de lugar, esa es la decisión que se ha tomado», expresó.

Asimismo, aseveró que «ningún estudiante no va a poder rendir su prueba, tener su puntaje, hacerlo en condiciones de igualdad, sin desventajas, porque en definitiva tampoco vamos a ceder a quienes quieren impedir que jóvenes, después de un largo esfuerzo, se vean frustrados», consigna 24Horas.

Por lo mismo, explicó que «si en algún caso hubo que comunicar que el local no resultó apto, esos estudiantes no quedan fuera de su derecho de rendir la prueba, ese es el compromiso que hemos asumido siempre».

Por otro lado, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldo, aseguró que se encuentran en condiciones de responder a todos los hechos que han ocurrido durante este lunes. La única excepción es Quellón, ya que no se tenía considerado otro recinto para la toma de la PSU, quedando inhabilitado el único de la ciudad.

Sin embargo, precisó que se trabajará en ello a la brevedad y que a pesar de la suspensión en varios establecimientos, aún se está en los tiempos definidos. En ese mismo sentido, Vivaldi indicó que se tienen pruebas diferentes para la rendición, en caso de que se filtre algún facsímil con las respuestas.

Deja un comentario

Deja un comentario