Muchas personas suelen perder el control de sus finanzas de una manera bastante problemática, lo cual los lleva a adquirir deudas que son incapaces de saldar a tiempo. Esto ocasiona que puedan acabar en un registro como el Dicom, lo que puede ocasionar consecuencias muy negativas para su vida.

Junto al miedo de ser demandados o embargados, los deudores deben sufrir también el temor de entrar en el registro Dicom, pudiendo enfrentarse a problemas en su vida financiera y laboral, bastante serios. Es por ello que se explicará, seguidamente, parte de la información básica que se debe conocer al respecto.

Igualmente, se puede encontrar más información sobre las deudas Dicom y más trámites sobre este registro de deudores en PortalDicom, dado que es necesario para poder realizar trámites financieros sin problemas y contar con la capacidad para evitar los endeudamientos o rechazos de financiaciones.

Qué es Dicom

Es el nombre por el que se conoce comúnmente a la Dirección de Información Comercial de Chile, siendo éste un informe que incluye un listado de todos los deudores que se encuentran localizados en el país.

Siempre está actualizado y suele contener información financiera y comercial, tanto de personas naturales como de empresas. Esto hace que sea una pieza clave para que se pueda establecer con claridad la situación económica y financiera de una persona.

En general, el registro es de acceso público y se alimenta de diversas bases de datos individuales, permitiendo sintetizar la información y presentarla de forma más organizada.

Algunas de estas bases de datos proceden de entidades como bancos e instituciones financieras, la dirección del trabajo y el boletín de informaciones comerciales.

Cabe destacar que esta información se maneja de forma totalmente legal y no se utiliza para ningún tipo de trámite que no se encuentre respaldado por la ley. Además, es posible que una persona consulte, de manera gratuita, su situación en dicho registro, al menos una vez cada 4 meses.

Deudas que no ingresan al registro

La ley 20.575 establece claramente cuáles son las deudas que no deben ser ingresadas al DICOM, sirviendo de guía para aquellas personas que tengan dudas al respecto. Las deudas que se desvinculan del ingreso al registro son:

  • Deudas personales. Las deudas que se manejen entre personas naturales no entran dentro del registro. Es decir, nadie entrará en él por no pagar la renta o por ser un moroso en un préstamo personal.
  • Deudas de servicios básicos. El agua, la luz y el gas no entran tampoco dentro de las deudas reflejadas dentro del registro Dicom.
  • Deudas de autopistas o TAG.

Para ser mucho más claros, las deudas que sí se ven reflejadas dentro del registro, son las deudas de crédito establecidas con aval del Estado, subsidios, hipotecas y cualquier otro crédito que sea otorgado por algún banco o institución financiera, sin importar el importe que se calcule para las mismas.

Consecuencias de formar parte del registro Dicom

Este registro se utiliza como base de datos para conocer la vida financiera y comercial de una persona. Esta herramienta es fundamental para que bancos, instituciones financieras y comercios puedan obtener toda la información que necesitan antes de brindar crédito a alguna persona en particular.

Esto ya se puede convertir en una consecuencia, puesto que ninguno de las entidades anteriormente mencionadas va a querer realizar tratos con morosos. Sin embargo, existen otras consecuencias, como la de considerarse un riesgo para cualquier proceso financiero, dificultades para obtener trabajo y cargar con el estigma de ser un moroso.

Todas estas implicaciones hacen que formar parte del registro Dicom sea una de las preocupaciones de las personas por su estabilidad financiera, evitando a toda costa pertenecer a este sistema.

Mantener una vida financiera y laboral libre de deudas es fundamental para poder vivir tranquilo. Es por ello que se recomienda evitar caer en el registro Dicom, impidiendo que se cree una mala imagen de la persona.

Deja un comentario

Deja un comentario