Seis meses antes de lo presupuestado, el Presidente, Sebastián Piñera, junto al Ministro de Salud, Jaime Mañalich, participaron en una emotiva ceremonia, en la que se dio por finalizado la lista de espera AUGE. El escenario escogido fue la comuna de Cerro Navia, donde las autoridades compartieron con algunos de los beneficiados, quienes emocionados, dieron las gracias.

Recordemos que en marzo de 2010, existían 380 mil personas en lista de espera por alguna patología AUGE, a las que no se les cumplió con su garantía de oportunidad. Por esta razón, el Presidente, Sebastián Piñera en su discurso anual del 21 de mayo de 2010, se comprometió a terminar con las estas listas en un plazo de dos años, meta que se adelantó al 30 de noviembre de este año.

En la oportunidad, el jefe de la cartera de Salud, hizo énfasis en el cumplimiento de los logros comprometidos por el mandatario, tales como rescate de los mineros, el posnatal de seis de meses, eliminación del 7 por ciento de cotización de salud, logros a los que se suma ahora la eliminación de la lista de espera AUGE.

Por su parte, Sebastián Piñera, destacó la labor realizada por los equipos de salud y le encomendó al Ministro Mañalich, evitar que la lista de espera, vuelva a aumentar.

PLAN DE REDUCCIÓN DE LISTAS DE ESPERA AUGE

Dentro de las principales iniciativas, destacan la revisión el sistema de registro computacional de los casos AUGE dentro de los hospitales y servicios, lo que permitió hacer un diagnóstico detallado por servicio de salud y por patología, con el fin de determinar la real magnitud de las listas de espera.

Se creó el portal AUGE en línea, que permitió a las personas conocer el estado de sus garantías en tiempo real y se transparentó la información generada, publicando las listas actualizadas en la web de Fonasa.
Se implementaron medidas extraordinarias de gestión en los hospitales tales como: el uso de los pabellones quirúrgicos en horario extendido, es decir, durante las tardes y fines de semana. Esto fue aplicado en Arica, Iquique, Antofagasta y luego replicado en Viña del Mar-Quillota, Maule, Concepción y en Santiago, en los servicios Metropolitano Occidente, Metropolitano Central, Metropolitano Sur Oriente y Metropolitano Sur.

De hecho un 97 por ciento de la solución de la lista de espera fue a través de una mejor gestión de los hospitales, tanto de los equipos clínicos como administrativos, así como el incremento de la competitividad entre los establecimientos y, una mayor eficiencia en la atención primaria de salud.

También se realizaron operativos médicos, especialmente oftalmológicos, en aquellos lugares donde existen brechas de especialistas. Este fue un trabajo que se hizo en conjunto con la Sociedad Chilena de Oftalmología, donde se atendieron cerca de 12 mil pacientes. Estas visitas se hicieron a Isla de Pascua, San Juan de la Costa, Alto Bíobío, Iloca, Rengo, Santa Cruz, Lanco, Volcán Caulle, Entre Lagos, Iquique, Coyhaique, Aysén, entre otras localidades.

En la Región Metropolitana también se trabajó en conjunto con el Ejército en la habilitación de un hospital modular que se montó en el Regimiento Bellavista de Independencia y donde se realizaron 100 cirugías la gran mayoría de ellas de vesícula y hernias inguinales, todos ellos pacientes del Servicio de Salud Metropolitano Norte.
También se implementó el Bono Auge, mecanismo a través del cual Fonasa compra servicios a la red pública o privada de acuerdo a su capacidad resolutiva y de oferta, con el fin de dar respuesta aquellas personas cuya garantía de atención no se cumplió y que efectuó su reclamo. En estos casos, Fonasa tiene un plazo de 48 horas para dar una alternativa de atención al usuario y después de eso, el prestador tiene 10 días como máximo para solucionar el problema al afiliado. Un 3 por ciento del total de la resolución de la Lista de Espera fue por el uso de este instrumento.
Para llevar a cabo este proceso, Fonasa efectuó previamente una licitación de las prestaciones que incorporó la totalidad de las 69 patologías AUGE con mayores posibilidades de complementación con oferta privada. De este modo, se obtuvo un convenio marco con una base amplia de oferentes, lo que generó precios competitivos para las distintas prestaciones. Ello posibilitó que aquellos Servicios de Salud que tenían listas de espera, pudieran recurrir a esta instancia y efectuar la compra de servicios clínicos.

Deja un comentario

Deja un comentario