Gracias a recursos del Programa Fondo IDEA Maule Sur, más de 50 usuarias del sector Barrio Estación fortalecerán sus microemprendimientos e innovarán sus distintas creaciones para ampliar los horizontes de su comercialización

Poco más de medio centenar de mujeres jefas de hogar que integran la “Red de Tejedoras del Cauque”, fueron objeto de una exitosa intervención que se prolongó por los últimos 8 meses estando a cargo del FOSIS, con el objetivo de establecer un Plan de Desarrollo Económico y Comunitario, de manera participativa, en el importante y populoso sector del Barrio Estación de Cauquenes.
La iniciativa guarda relación con el Programa Fondo IDEA Maule Sur, que generó un Plan de Trabajo participativo para reforzar aspectos de los capitales humanos a través de capacitación tanto en empleabilidad como en emprendimiento, y del valor social en distintas Mesas de Trabajo efectuadas ininterrumpidamente desde enero pasado.
“Lo primero fue detectar el territorio, sus necesidades y en función de aquello focalizar nuestro trabajo para fortalecer este famoso microemprendimiento con formación en oficios para la innovación del producto y la generación de alianzas privadas para su comercialización. Se trata de un rubro típico de esta zona, heredado de generación en generación, que además de ser sinónimo de identidad para la provincia y nuestra región, se convierte en una importante fuente de ingresos que bien ameritaba nuestra preocupación”, expresó el Director Regional del FOSIS, Gonzalo Uribe.

CERTIFICACIÓN
Las más de 50 usuarias del programa obtuvieron su respectivo certificado en una emotiva ceremonia de cierre efectuada en Cauquenes, dando paso a la formulación de distintos proyectos de inversión y proyección que serán postulados a entidades públicas y privadas.
Una de ellas es Rosa Jara, dedicada hace 35 años a la confección de calcetines y chombas, quien catalogó como “muy bueno el trabajo del FOSIS. Todas aprendimos mucho y nos sirvió porque nos abrió los ojos y ahora esperamos tener más ingresos al vender mucho mejor y no al precio actual, saliendo a ferias y eventos por el estilo”.
Lo propio indicó Patricia Inostroza, dedicada a hilar y hacer calcetines, polainas e hilo para teñir, agradeciendo que con el FOSIS “aprendimos a valorarnos como personas y nuestro trabajo. Nos enseñaron muchas cosas, incluso a unirnos como población así que imagine a 53 personas de la población que se reunían para obtener capacitación, aprender negociación y un fondo para la materia prima, así que hubo un crecimiento y una unión y un respeto con lo que aprendimos mucho”.

EMPODERADAS
Por último, Margarita Moya agregó que les faltaba “apoyo de alguien porque siempre habíamos estado todas a la pinta de nosotras como tejedoras artesanales y aquí en Cauquenes es muy mal pagado el trabajo. Fuera de eso, los comerciantes nos dicen que le pongamos otro nombre a nuestras cosas, como Puerto Montt o Chiloé y eso no lo permito. Cuando llegó el FOSIS nos abrió los ojos para querernos entre nosotras y querer nuestro trabajo, y de paso nos empoderó y ayudó a creer que el trabajo nuestro es importante, así que fue una muy linda experiencia”.

Deja un comentario

Deja un comentario