“Los pacientes siempre quieren ir temprano a un consultorio. Algunos de ellos, una fracción de ellos, porque no solamente van a ver al médico sino que es un elemento social, de reunión social”.

Esos fueron los polémicos dichos del subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, que emitió durante una entrevista con Radio Santa María de Coyhaique, y que finalmente catapultaron su salida del cargo, luego que el presidente Sebastián Piñera aceptara su renuncia durante la tarde del jueves.

Sin embargo, pese a las desafortunadas declaraciones, la ahora ex autoridad tuvo una serie de episodios que marcaron los 11 meses que permaneció en el cargo.

Tanto así, que en 2018 fue calificado como un “interlocutor no válido” por algunos parlamentarios de la oposición, principalmente la Democracia Cristiana, por lo que fue vetado del Congreso.

En concreto, fue una de las señales de la falange que desde su nombramiento presionó para removerlo del cargo por su eventual responsabilidad en el ocultamiento de la autopsia del expresidente Eduardo Frei Montalva.

A ello se suma los mensajes vía WhatsApp que envió Castillo solicitando despedir funcionarios del Servicio de Salud de la región de Atacama por ser de izquierda.

Sin embargo, el nombre de Castillo también apareció en otros casos, como el de la reducción artificial de las listas de espera en el Hospital San José en 2013, cuando él estaba en el cargo durante la primera administración Piñera.

Sumado a ello, su nombre volvió a aparecer en el caso por la construcción del Hospital de Rancagua, recinto sobre el cual hay una investigación en desarrollo por cohecho y malversación de caudales públicos.

Festejo opositor

Su salida “demuestra que siempre tuvimos la razón. No era una persona que tuviera las competencias técnicas ni éticas para ocupar el cargo. Las recientes declaraciones no hacen sino mostrar la misma actitud indolente que tuvo al ocultar la autopsia”, subrayó el presidente de la falange, Fuad Chahín.

Por su parte, en la Comisión de Salud de la Cámara, el diputado del Partido Socialista, Juan Luis Castro, afirmó que la salida de Castillo refleja una inestabilidad de la conducción en la cartera.

A su juicio, es necesario que “quienes conducen den garantías y no sean ellos el motivo del conflicto finalmente para que los problemas de la salud sigan pendientes”, consigna Biobio Chile.

Incluso los reparos llegaron desde el oficialismo, donde los parlamentarios de Renovación Nacional Andrés Celis y Jorge Durán reconocieron que el exsubsecretario fue un obstáculo para la cartera.

“Es una de las mejores noticias que podemos recibir en el área de la salud en el último tiempo. Su salida descongestiona al Gobierno en su relación con el Congreso y agiliza un sinnúmero de proyectos que con su presencia permanecían en permanente espera. Siempre pensé que la soberbia del doctor Castillo pavimentaría su caída y hoy soy testigo de ese hecho”, sostuvo.

Reemplazante designado

Inmediatamente, el Gobierno nombró como nuevo subsecretario de Redes Asistenciales al ingeniero Comercial de la Universidad Católica, Arturo Zúñiga, quien se desempeña actualmente como gerente comercial de la Clínica Universidad de Los Andes y durante el primer gobierno de Piñera fue jefe de gabinete del Ministerio de Salud.

A través de un comunicado divulgado la noche del jueves, el Mandatario agradeció la “lealtad, compromiso y dedicación” de Castillo y le deseó “éxito” a su reemplazante.

Con todo, las excusas que previamente ofreció Castillo claramente no fueron suficientes. “Pido disculpas, si a través de mi comentario no expresé lo que realmente quise decir”, manifestó, buscando clarificar sus dichos a través de su cuenta en Twitter.

“En esa instancia fui enfático en plantear que la situación es indigna, no obstante, hoy trabajamos para que en el corto plazo esta situación que ocurre en las salas de espera de diversos Centros de Salud Familiar a nivel nacional cambie y así el proceso de toma de hora, se lleve a cabo de la manera más óptima posible, en beneficio de nuestros usuarios de la red”, añadió la autoridad.

De todos modos, agradeció al Presidente en su carta de renuncia, “por la confianza depositada en mi persona, como así también el hecho de que me haya permitido tener la oportunidad de participar en el diseño de políticas públicas que apuntan al directo beneficio de la salud de millones de chilenas y chilenos”.

Deja un comentario

Deja un comentario