Tras dos jornadas de discusión en particular, la Sala del Senado despachó este miércoles por la noche a tercer trámite constitucional el proyecto de Ley de Migraciones impulsado por el Gobierno, que busca reemplazar a la normativa que data desde 1975.

La iniciativa busca establecer una «igualdad de derechos y obligaciones», lo que significa que «el Estado promoverá los derechos que le asisten a los extranjeros en Chile, así como también los deberes y obligaciones establecidos en la Constitución Política de la República y las leyes».

Entre los artículos aprobados este miércoles está la enmienda que ordena la reconducción o devolución inmediata de inmigrantes que posean una orden de expulsión, abandono o prohibición de ingreso y otro que establece un plazo mínimo de 72 horas para las expulsiones de migrantes que tengan infracciones reiteradas a la ley.

Finalmente, el Senado rechazó la indicación de «regularización en 90 días», propuesta por la oposición que causó controversia en el oficialismo al proponer un proceso de regularización extraordinaria en un plazo de tres meses posteriores a la aprobación de la normativa. 

En su lugar, los senadores aprobaron la indicación presentada por el Gobierno que establece que solamente las personas quienes hayan llegado de manera irregular antes del 1 de septiembre del 2019 podrán regular su situación migratoria, consigna Cooperativa.

Hace algunas semanas el Presidente Sebastián Piñera advirtió que en caso de que las indicaciones de la denominada «visa de turismo laboral» -que fue rechazada ayer martes por la Cámara Alta- o la «regularización en 90 días» impulsadas por la oposición veían la luz, iba a utilizar su poder de veto.

Tras su aprobación en el Senado, la Ley de Migraciones pasará ahora a la Cámara de Diputadas y Diputados, que deberá aprobar o rechazar las modificaciones realizadas en el Senado. En caso de que ocurra lo primero, el texto quedará en condiciones de convertirse en ley. De lo contrario, se deberá constituir una Comisión Mixta para zanjar las diferencias entre los congresistas.

«Primó la responsabilidad», dice el Gobierno

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, valoró la aprobación del proyecto, afirmando que «primó la responsabilidad».

«Pudimos debatir y convencer a los honorables senadores de la inconveniencia de una política pública que implicaba establecer un proceso de regularización hasta 90 días después de publicada la ley. Esa indicación finalmente no tuvo ningún voto del Senado y creo que fuimos lo suficientemente convincentes en cuanto a la necesidad de afrontar este fenómeno de manera muy distinta a lo que se está haciendo hasta ahora», señaló la autoridad, consigna Cooperativa.

La senadora Isabel Allende (PS) dijo que «es necesario arreglar esto en la Mixta. No me parece señalar 90 días después de publicada la ley, estoy más bien porque encontremos una fecha adecuada».

«No puedo dejar de señalar una vez más que la migración por pasos no habilitados subió desde el 2016 a este año, precisamente en este Gobierno, cuando ha aumentado en un 50 por ciento, y parece poco responsable, como se dijo tantas veces, de que estaría subiendo precisamente por esta ley, que recién hoy estamos terminando de votar», agregó la parlamentaria, quien junto a su par opositor Juan Ignacio Latorre (RD) presentó la indicación que buscaba permitir que un migrante, al momento de ingresar a Chile como turista, pudiera solicitar en la frontera un documento que le permitiera trabajar en el país.

«Estoy conforme con lo que salió de la Comisión de Hacienda. Ahora, si hay una oportunidad de mejorar y seguir discutiendo en la Comisión Mixta, me parece que es una buena oportunidad», planteó Latorre.

El senador indicó que «mi punto está en que yo no creo que existe tal efecto de llamada, eso es algo que ha inventado comunicacionalmente el Gobierno y la derecha».

Deja un comentario

Deja un comentario