Sernac: La mitad de los jóvenes tiene deudas

Reporte de Onemi: 36 incendios activos, 15 controlados y uno en combate
Serviu Maule ejecuta último contrato para habilitar sector norte del Parque Fluvial de Constitución
Rodrigo Sepúlveda Espinoza: “Si discutimos de ciudad discutamos en serio”

El estudio del INJUV (Instituto Nacional de la Juventud) aplicado a 7.570 jóvenes de 15 a 29 años a nivel nacional indica que el 50,6% de los encuestados, tienen deudas impagas o por pagar siendo las mujeres y la juventud de sectores socioeconómicos medios, quienes tienen un mayor nivel de endeudamiento.
La gran mayoría de las deudas de la juventud están asociadas al consumo. El 57,3% tiene deudas con casas comerciales y un 33,7% declara estar endeudado con tarjetas de crédito. Sólo un 16,1% tiene deudas relacionadas con educación y 3,5% con créditos hipotecarios.

Asimismo, un importante porcentaje (29,2%) de los jóvenes que han contraído deudas se encuentra en mora, es decir, está atrasado en los pagos. De este número el 32,5% adeuda en casas comerciales.

Por otra parte, el 46,8% de los jóvenes dice vivir exclusivamente de los ingresos aportados por otra persona, que son principalmente los padres.
Alex Soto Andrade, señaló que un crédito puede ser una buena herramienta para quienes no pueden acceder a productos o servicios al contado, pero debe ser usado con responsabilidad. “El endeudamiento no es problema hasta que se transforma en sobreendeudamiento”, explica.

Por eso, en el caso de los estudiantes, es importante revisar si el monto del ingreso familiar puede soportar una nueva carga crediticia y siempre tomar en cuenta que no hay crédito gratis. “Siempre será mejor gastarse la mesada que endeudarse, pues los estudios del SERNAC han comprobado una y otra vez que por un crédito se podría terminar pagando hasta el doble de lo que pidió”, indica la autoridad.

Asimismo, señala que si bien es responsabilidad de los jóvenes no endeudarse más de lo que puedan asumir y pagar sus obligaciones, las empresas deben entregar información veraz y oportuna sobre el costo final para que puedan elegir, cobrar lo que corresponde a lo contratado y realizar acciones de cobranza que respeten la Ley. “Pedir un crédito no es pedir un favor y los consumidores tienen derechos como cuando compran cualquier producto o contratan un servicio”.

Agrega que es importante cotizar el costo final, no sólo fijarse en la cuota o el interés, pues el costo final de un crédito está formado también por comisiones y seguros. También es importante usar una sola tarjeta para hacer todas las compras para evitarse pagar costos por comisiones por cada una.
Concluye recordando la importancia de que los jóvenes conozcan sus derechos y se atrevan a ejercerlos pues la encuesta CERC indica que más de la mitad de los jóvenes (51%) entre 18 y 25 años no los conoce y el 47,3% se siente poco protegido en materia de consumo, superando a todos los niveles etareos.

Recomendaciones para el buen uso del crédito:

Antes de tomar un crédito, pregúntate si realmente lo necesitas y si el presupuesto familiar puede asumir una deuda más.
No te dejes llevar sólo por ofertas publicitarias pues ningún crédito es gratis.
No te dejes tentar sin antes comparar otras alternativas de crédito.
Fíjate en la cuenta, no sólo en la cuota del crédito.
Fíjate no sólo en la tasa de interés, pues el costo final del crédito está formado por comisiones y otros costos asociados.
No confíes en el pago mínimo todos los meses pues puede significar una deuda vitalicia que arrastrarás por toda la vida.
Es mejor pagar todas las compras con una tarjeta que con tres y es recomendable concentrar todas las compras en una sola transacción. Cada vez que pases por la caja te estarán cobrando comisiones.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0