Preocupado por el futuro de los trabajadores que quedarían sin empleo tras el cierre de la planta IANSA de Curicó, se mostró el seremi del Trabajo y Previsión Social, Marcelo Conde.

El secretario regional ministerial se reunió con los presidentes de la Federación de Sindicatos Iansa y el Sindicato Iansa-Curicó, Sergio Foncesa y René Quitral, respectivamente, para conocer de primera fuente la situación de los empleados. El encuentro se realizó en la Inspección del Trabajo de Curicó.

“Solicitamos esta reunión para averiguar en qué condición dejarían sus funciones los trabajadores. Como ministerio, estamos preocupados. Veremos qué podemos hacer para ayudar en la reinserción laboral de la mano de obra que resulte afectada”, sostuvo el seremi.

Según los dirigentes, la compañía planea cerrar la planta el próximo 31 de julio. “Necesitamos que la empresa posponga el cierre ojalá hasta fin de año, por lo que significa perder el empleo y dejar de recibir ayudas, como las becas de estudios para nuestros hijos”, dijo Quitral.

Conde gestionará una audiencia con la gerencia de la planta, para discutir las inquietudes de los trabajadores. La planta emplea a 32 personas bajo régimen de contrato, a unas 200 a través de subcontratistas.

Deja un comentario

Deja un comentario