Junto con valorar el trabajo de la Fiscal de Parral, la parlamentaria aseguró que con este instrumental los familiares de las víctimas -cuyo rastro se perdió en el retén de carabineros de esta localidad-, pueden tener la certeza de que se agotarán todas las aristas de esta causa

Con satisfacción reaccionó la Senadora por el Maule Sur, Ximena Rincón, tras la llegada del georradar que permitió reanudar las pesquisas que se realizan en el retén de Catillo, donde el año pasado se encontraron osamentas que podrían pertenecer a detenidos desaparecidos que fueron vistos por última vez en esta unidad policial de la zona precordillerana de la comuna de Parral.

Al respecto, la parlamentaria recordó que a mediados de enero manifestó su más alta preocupación por la demora en la llegada de este equipo de alta tecnología, razón por la cual junto a sus colegas José Antonio Gómez, Jaime Quintana y Juan Pablo Letelier pidieron al Ministerio del Interior que apurara este instrumental, lo que afortunadamente ocurrió.

“Es una tremenda noticia la que ha dado la Fiscalía al informar que ya está el georradar. Las familias de los detenidos desaparecidos pueden tener la esperanza de que se realizará un trabajo más rápido y eficiente que el que se estaba efectuando. Junto a los senadores Gómez, Quintana y Letelier, le pedimos al Presidente del Senado que oficiara al Ministerio del Interior para que se apurara este instrumento, lo que finalmente ocurrió y es una gran noticia que trae tranquilidad a estas familias que han esperado tantos años y ahora sólo resta confiar en que la fiscal continúe realizando su trabajo de manera impecable, tal como lo ha venido haciendo”, sostuvo la legisladora

Cabe recordar que las excavaciones en el retén de Catillo ordenadas por la fiscal de Parral, Carla Dagostini, estuvieron paralizadas por hace varias semanas a la espera de un georradar que hiciera más exactos los trabajos de movimiento de tierra en el retén de Catillo, lugar donde según consta en el Informe Rettig, el 13 de Octubre de 1973, cinco hombres -entre ellos un padre y su hijo- fueron detenidos por efectivos policiales de esa unidad y desde entonces se encuentran desaparecidos.

“Miguel Rojas, Gilberto Rojas, Ruperto Torres, Ramiro Romero y Alfredo Durán Duran fueron detenidos en el retén de Catillo y tras la insistencia de algunos de los familiares, los funcionarios informaron que efectivamente estas personas se encontraban detenidas en ese recinto. Sin embargo, más tarde esta versión sería negada y no quedó constancia alguna de las detenciones en los libros del retén. En estos 37 años, nunca más se supo de ellos, por lo que ahora hay expectación respecto a estas diligencias”, aseguró la legisladora, quien señaló que también existen antecedentes que ligan a personal del retén al asesinato del zapatero Adán Vergara.

Añadió que tras el golpe militar, en la zona se vivió un verdadero calvario y una represión impensada de parte de los funcionarios del retén de Catillo, algunos de los cuales fallecieron sin que se hiciera justicia. De ahí la importancia –dijo- de encontrar los restos para agilizar la investigación y sancionar a los responsables que aún viven, porque en este caso la impunidad es casi absoluta y se relaciona con un enclave represor como lo fue la ex Colonia Dignidad, que por años gozó de la protección de personas de gran importancia social, económica y política.

Deja un comentario

Deja un comentario