Parlamentaria propuso un catastro con la ubicación de los cultivos genéticamente modificados y la rotulación de alimentos transgénicos o elaborados a partir de estos productos. “Necesitamos claridad total en esta materia, porque nuestra sociedad tiene derecho a saber sobre una actividad que genera amplia controversia mundial”, aseguró la legisladora

La necesidad de que Chile transparente la actividad transgénica a través de un marco regulatorio que, entre otras cosas, garantice la existencia de un catastro con los tipos de cultivos genéticamente modificados y su ubicación de manera de prevenir la contaminación cruzada, así como rotular los alimentos con materias primas genéticamente modificadas, planteó la Senadora del Partido Demócrata Cristiano (PDC) por el Maule Sur, Ximena Rincón.

La parlamentaria dijo que se requiere claridad total en una materia que genera amplia controversia mundial y sobre la cual Chile ha dado señales de liberalización que afectan a la agricultura tradicional y también a los consumidores, por los efectos que pudiesen tener en su salud los transgénicos.

“Tenemos ya el caso de contaminación cruzada que afectó a apicultores que hacen envíos a Alemania, donde se detectó que su miel estaba contaminada con polen transgénico. Hasta ahora no se sabe de ninguna medida de apoyo por parte del Gobierno, que ni siquiera quiere transparentar la información sobre dónde están ubicados los cultivos transgénicos en Chile, lo que permitiría adoptar medidas para evitar la contaminación cruzada como la que sufrieron estos apicultores y que les significa enormes pérdidas para su negocio, porque están perdiendo mercados, disminuyendo precios y asumiendo mayores costos por la revisión y etiquetado previo a la comercialización. Todos estos son efectos de la transgenia que deben prevenirse y enfrentarse, porque pueden significar el fin de la agricultura tradicional”, aseguró la legisladora.
ROTULACION

Otra área en la que según Ximena Rincón debe haber mayor transparencia es la en la rotulación de los alimentos, ya que hoy los chilenos no saben sin están consumiendo alimentos transgénicos. Esto luego que en 2004 se eliminara la obligación de rotular este tipo de productos.

En este sentido, la Senadora demócrata Cristiana anunció que insistirá para que se modifique el Reglamento de Alimentos y reinstaurar la obligación de rotular los alimentos transgénicos, especialmente aquellos destinados al consumo de niños menores de tres años.

«Cada chileno tiene derecho a saber que está comiendo, si los alimentos que consumen nuestros hijos han sido o no manipulados genéticamente, porque hay evidencia científica sobre efectos negativos no sólo para las personas, sino que también para el ecosistema”, precisó la parlamentaria, quien recordó que en el Senado hay un proyecto en segundo trámite que obliga a la rotulación de alimentos transgénicos, que fue aprobado en general en junio de este año y cuyas indicaciones serán conocidas por la comisión de Medio Ambiente y Bienes Nacionales del Senado.

Finalmente, la Senadora lamentó que en los pasos que se están dando en Chile para liberalizar la transgenia no hayan sido producto de un amplio e informado debate.

Deja un comentario

Deja un comentario