Un llamado al Gobierno a que honre su palabra y termine con los despidos de funcionarios públicos, formuló la Senadora por el Maule Sur, Ximena Rincón, al evaluar los resultados de la negociación entre los trabajadores estatales y el Ejecutivo, que terminó con un reajuste de 4,2 por ciento, inferior al del año pasado, cuando el país salía de una severa crisis económica internacional.

“Ciertamente, no puede haber conformidad ni con lo ofrecido por el Ejecutivo ni con la forma en que se llevó la negociación, porque ciertamente no hubo diálogo, sino que una imposición en la que el Gobierno no tuvo ningún respeto con el compromiso escrito que asumió el Presidente Piñera cuando era candidato. No olvidemos la carta en que se comprometió a generar sueldos dignos y no propiciar una ola de despidos, pero a poco más de un año tenemos todo lo contrario: un reajuste mínimo para la realidad económica del país y cerca de ocho mil trabajadores desvinculados del sector público”, aseguró la parlamentaria.

Agregó que en este escenario es indispensable que el Gobierno cumpla el compromiso de detener los despidos por razones políticas. “No queremos excusas, porque aquí claramente hay persecución a funcionarios que ni siquiera ocupan cargos de confianza. Tenemos casos en que se despide a una funcionaria para contratar una empresa que cobra 50 millones al año, casi cuatro veces más de lo que se le pagaba a la funcionaria por el mismo trabajo. Eso no es cuidar los recursos públicos, tampoco es eficiencia, sino que una muestra de que este Gobierno hace lo que tanto criticó: pagar favores políticos con recursos públicos”, precisó la legisladora.
GARROTE

La parlamentaria insistió en que el Presidente debe respetar la carta que escribió a los funcionarios públicos en noviembre del año pasado, en la que aseguraba estar consciente de los difíciles momentos que vivían por las bajas remuneraciones y pensiones, además de las humillaciones y abusos que sufrían por parte de jefaturas y operadores políticos.

“Hace 13 meses, el entonces candidato y hoy Presidente se quejaba amargamente de los malos sueldos y humillaciones, pero hoy en el gobierno le pega en el suelo a miles de trabajadores del sector público en Chile. No sólo actuó con la lógica del garrote en las negociaciones, no se contentó con ofrecer un reajuste mísero, inferior al de 2009, cuando el país enfrentaba una crisis económica, sino que también y dando la espalda a compromisos de campaña con carta incluida, continúa despidiendo funcionarios que llevan años en el sector público, que no ocupan cargos de confianza y cuyo gran pecado es haber sido contratados durante los gobiernos de la Concertación”, denunció.

Ximena Rincón recordó también que el entonces candidato se comprometió a respetar los derechos de los funcionarios públicos -ya sean de planta, a contrata u honorarios- y anunció que las promociones serían en función de los méritos y carrera funcionaria de cada persona.

“Está escrito: el Presidente prometió que iba a mejorar la situación contractual de los funcionarios públicos que realizan labores permanentes y que en más del 50 por ciento de los casos lo hacen con contratos precarios que expiran cada año y que los dejan expuestos a los abusos de las autoridades de gobierno. Pues bien, amparándose en esa precariedad, el Gobierno no sólo está despidiendo a estos trabajadores, sino que también está contratando asesores con sueldos millonarios y una serie de garantías que un funcionario de carrera hoy sólo puede soñar”, concluyó

Deja un comentario

Deja un comentario