Como una medida que pone en riesgo la salud de miles de usuarios de los hospitales en el Maule, calificó la Senadora Ximena Rincón, la rebaja de horas extraordinarias decretada por el Gobierno como una forma de disminuir el déficit en los centros asistenciales.

Al respecto, la parlamentaria sostuvo estar de acuerdo en el objetivo, pero no en el medio para obtenerlo, porque no sólo afecta a funcionarios que durante 2010 dieron ejemplo de compromiso al trabajar en condiciones extremadamente precarias, sino que también tendrá consecuencias negativas en lo que respecta a la atención de los usuarios.

“Hemos pedido al Ministro de Salud que explique qué medidas dispuso para evitar que este límite en el pago de horas extras afecte la calidad del servicio, porque sabemos que hay unidades en diversos hospitales de la región que no contarán con el recurso humano mínimo indispensable para funcionar adecuadamente, mientras que otras sencillamente no podrán funcionar por falta de personal. Creemos que hay aquí un problema de prioridades y también de voluntad política, por lo que le pedimos al Gobierno que si va a ahorrar, no lo haga a costa de la calidad de la atención, porque en ese caso va a estar matando la salud pública y potenciando a la privada, lo que claramente es un riesgo para los pobres y la clase media de nuestro país”, aseguró la parlamentaria.

Añadió que si bien la medida de disminuir el pago de horas extraordinarias se justifica por el estatuto administrativo, se contradice con las necesidades del servicio. “Con esta medida, los funcionarios de salud tendrán que trabajar gratis, porque es imposible compensarlos con tiempo libre dada la escasez de personal, o sencillamente habrá turnos que no podrán cumplirse, por lo que la gente tendrá que elegir cuándo y dónde enfermarse, lo que sabemos es imposible”, dijo Ximena Rincón, quien planteó la necesidad de abordar el problema de fondo, que no es otro que la escasez de personal y los bajos sueldos.

En este sentido, planteó que lamentablemente la Concertación debe hacer un mea culpa, pues no fue capaz de generar un escenario para que el sector salud contara con personal y remuneraciones acordes a su importancia. “Pero hoy Gobierna la Derecha y con esta medida no soluciona el problema de fondo, al contrario, lo agrava porque afecta la calidad del servicio y genera un perjuicio grave en la economía familiar de miles de funcionarios, porque lamentablemente está cortando el hilo por lo más delgado”, expresó la Senadora, quien insistió en que son varios servicios donde es imposible funcionar si se paga sólo la jornada normal de trabajo.

Por esta razón, la parlamentaria llamó al Gobierno a dar garantías concretas de que la calidad de la atención pública de salud en el Maule no será afectada, porque de momento no se conoce estudio alguno que avale esta decisión ni tampoco medidas de mitigación para los efectos que tendrá entre los usuarios.

“Hace unos días, el Gobierno aseguró que no podía pagar por horas no trabajadas para justificar el descuento en el sueldo de miles de trabajadores públicos que paralizaron funciones durante la negociación de su reajuste, ahora puede darse el caso a la inversa, porque el Gobierno no va a pagar por horas trabajadas de funcionarios que saben que es imposible mantener turnos con menos carga horaria”, concluyó

Deja un comentario

Deja un comentario