Parlamentaria llamó al Gobierno a investigar las causas de este fenómeno que, según los apicultores, está directamente relacionado con el uso de agroquímicos. “Esto que está ocurriendo no es normal, por lo que espero que desde el Ministerio de Agricultura haya instrucciones no sólo para aclarar este drama que afecta a cientos de familias campesinas en el Maule, sino que también para ayudarlas, porque la muerte de sus abejas es un terremoto para sus bolsillos”, dijo la legisladora

No sólo en Parral hubo muerte masiva de abejas en las últimas semanas, ya que el fenómeno también se repitió en la localidad de Junquillar en la comuna de Pelluhue y también en Coronel de Maule, en Cauquenes. Así lo dio a conocer la Senadora del Partido Demócrata Cristiano (PDC) por el Maule Sur, Ximena Rincón, quien llamó al Gobierno a investigar para determinar si existe un factor común en las causas de este terremoto apícola.

Al respecto, la parlamentaria dijo que entre los afectados existe coincidencia en que la muerte de abejas está directamente relacionada con el uso de agroquímicos. “Esto que está ocurriendo no es normal, por lo que espero que desde el Ministerio de Agricultura haya instrucciones no sólo para aclarar este drama que afecta a cientos de familias campesinas en el Maule, sino que también para ayudarlas, porque la muerte de sus abejas es un terremoto para sus bolsillos. Me preocupa, eso sí la percepción de los afectados, que coinciden en que el colapso de las colmenas se han producido después de fumigaciones agrícolas o forestales, por lo que reitero el llamado al Gobierno para que sus organismos técnicos investiguen lo que está ocurriendo”, dijo la legisladora.

Agregó que en el caso de Junquillar, los productores aseguran que la muerte de las abejas se produjo después que una empresa forestal fumigara uno de sus predios. “Según los afectados, cada lluvia posterior a una fumigación causa estragos no sólo en las abejas, sino que también en pequeños huertos familiares, lo que es especialmente grave en zonas donde el trabajo no abunda”, precisó la Senadora.

Ximena Rincón dijo que si bien los vecinos de Junquillar han sido escuchados por algunas autoridades locales, aún no tienen claridad sobre las causas del problema y menos sobre ayuda para superar la difícil situación.

Añadió que nuevamente el uso de agroquímicos aparece como potencial causante de un problema para apicultores, por lo que demandó un mayor fiscalización en el usol de estas sustancias.

“Sin embargo, el tema de fondo es que en Chile se usan agroquímicos que en otras partes del mundo están prohibidos por su alta peligrosidad, un problema que vengo planteando desde la campaña parlamentaria y para el que presenté un proyecto de ley que, lamentablemente, no está siendo apoyado por el Gobierno, por lo que su avance legislativo es muy lento. Esto pese a que el propio Presidente dijo tras la tragedia de los ’33 de Atacama’ que los plaguicidas iban a ser una de las prioridades de la agenda pro seguridad laboral, lo que hasta el momento no es efectivo”, explicó.

Finalmente, Ximena Rincón llamó al Gobierno a que entienda la necesidad de que el país se ponga a la altura de las exigencias internacionales en materia de agroquímicos y prohíba las sustancias que la Organización Mundial de la Salud considera peligrosos o en extremo peligrosos para el ser humano.

Deja un comentario

Deja un comentario