El senador por la región del Maule, Álvaro Elizalde, fue víctima del robo de su vehículo mediante el método de la “encerrona” en horas de la noche en la comuna de Ñuñoa.

Cerca de la medianoche, el senador circulaba a bordo de su vehículo marca Subaru cuando, al llegar a la intersección de las calles Villaseca con Pedro Lautaro Ferrer, un vehículo desconocido cortó su paso.

Tras esto, al menos cuatro individuos descendieron a rostro cubierto, al parecer 2 con armas de fuego tipo escopeta y uno con un cuchillo, e intimidaron al senador concretando el robo de su auto, un teléfono celular, su reloj y $1 millón en efectivo.

El también presidente del Partido Socialista señaló que los asaltantes, a su juicio, en su mayoría eran menores de edad y catalogó la situación como bastante dramática, consigna Biobío.

«Fue un hecho especialmente violento, porque un grupo de personas armadas procedió a robarme el vehículo, amenazándome con armas de fuego. Es sin duda una experiencia bastante dramática, pero lo importante es que estoy sano y salvo y que no hay ninguna persona herida», contó el parlamentario.

En este sentido, la capitán María Elena Cofré, oficial de ronda de la prefectura Santiago Oriente, entregó más detalles de lo ocurrido.

Luego de algunos minutos y luego de efectuada la denuncia en la 19º Comisaría de Providencia, los equipos especializados de Carabineros rastrearon por medio del sistema GPS el teléfono celular del senador.

Este los trasladó hasta la comuna de Huechuraba, donde en la vía pública se procedió a la detención de los 4 individuos y la recuperación de las especies que lograron sustraer, excepto el vehículo. Así lo detalló la fiscal Carmen Gloria Quezada, de la Fiscalía Oriente.

El Servicio de Encargo y Búsqueda de Vehículos de la institución uniformada investiga lo ocurrido para dar con la ubicación exacta y a recuperación del vehículo del senador.

En octubre del año pasado, Álvaro Elizalde fue víctima de otro robo en la comuna de Providencia, lugar en donde le sustrajeron, desde el mismo vehículo, un computador y otras especies de valor.

Deja un comentario

Deja un comentario