En la Piscina Fiscal de la ciudad de Talca, la Directora Regional del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) región del Maule, Vanessa Valdés Contreras, acompañada por la Seremi (s) de Desarrollo Social, Claudia Ebner Vargas, dieron inicio a la campaña “Cuídate, haz de este verano, un verano seguro”, para prevenir los accidentes en piscinas, playas, lagos y ríos en este verano y que puedan generar algún tipo de discapacidad.

Por cuarto año, el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) está liderando esta campaña de prevención de accidentes en playas y piscinas “Verano Seguro”, con la se quiere educar a la población, promover el cuidado personal y el de las personas que nos rodean y así evitar accidentes que pudieran generar algún tipo de discapacidad.

La Directora Regional de Senadis, Vanessa Valdés Contreras, señaló que “hoy estamos realizando el lanzamiento de esta campaña pero la vamos a replicar en las playas, balnearios en la precordillera, para informar a la comunidad. Cada año en promedio mueren 264 menores de 18 años a causa de la asfixia por inmersión en Chile. De ellos, el 85% son accidentes producidos en las piscinas de las casas, bañeras, canales, playas e incluso en baldes. ”

Además, la autoridad regional de Senadis llamó a los padres a permanecer junto a sus hijos cuando están en la piscina, en la playa, ríos, lagos y en general lugares aptos y no aptos para el baño y no adquirir conductas temerarias al momento de estar en el agua.

Por su parte, la Seremi (s), Claudia Ebner dijo que “para nosotros como ministerio es muy importante apoyar este tipo de campaña porque creemos que los padres y las familias tomen los resguardos del caso, porque los accidentes pueden suceder en cualquier minuto y conozcan cómo hacer una reanimación para salvar una vida”.

TESTIMONIO
En la ocasión, el joven Carlos Cantillana Gallegos, de 22 años, dio a conocer su testimonio del accidente que le provocó una discapacidad física al lanzarse un piquero en el río Teno el 21 de febrero del 2010 sufriendo una lesión en la columna que lo dejó en silla de ruedas. Actualmente debe concurrir a la Teletón en Talca.

Sobre la relevancia de esta campaña el joven dijo que “los niños deben tomar las precauciones necesarias con mucha responsabilidad, ver la profundidad del agua y si hay personas alrededor donde se van a tirar, que no beban las personas alcohol y especialmente si están en un río”.

Además, en la ocasión el salvavidas Henry Sanhueza de la piscina Fiscal de Talca, recinto a cargo de Oriencoop, realizó en la misma alberca la simulación de un rescate de un niño que estaba ahogándose para luego sacarlo del agua y asistirlo. En ese mismo sentido, Pedro Medina de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), realizó una simulación de una reanimación cardiopulmonar en una muñera de tamaño real llamada ANNE.

Las autoridades entregaron diversas recomendaciones a los alumnos y los padres que se encuentran realizando cursos de natación en el recinto, con el propósito de evitar accidentes que puedan generar algún tipo de discapacidad.

Los accidentes más comunes son los piqueros mal ejecutados, caídas a la piscina y bañarse en lugares indebidos. Las principales consecuencias de ello son lesiones a la columna que pueden producir paraplejia, cuadraplejia, pérdida parcial de la movilidad y daño neurológico, entre otras.

Cuando una persona cae al agua, hay cinco minutos como plazo máximo para efectuar la reanimación. En ese lapso deja de llegar oxígeno al cerebro y eso produce un daño neurológico irreversible o eventualmente la muerte. Por ello, es fundamental que las personas manejen nociones básicas de primeros auxilios.

Aunque son las piscinas las primeras responsables de asfixias, un niño también puede ahogarse en pocos centímetros de agua: excusado, bañera, piscinas plásticas, baldes o canales.

Según la última Encuesta Nacional de la Discapacidad (ENDISC 2004), el 7,7% tiene esa discapacidad producto de accidentes urbanos, laborales, domésticos, de tránsito, deportivos e inmersión (ENDISC 2004). En la región del Maule hay 17,8% de personas con algún tipo de discapacidad, lo cual equivale a 161.252 personas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los ahogamientos son la tercera causa de muerte por accidente en el mundo.

Algunas recomendaciones para evitar situaciones de riesgo son:

No correr por el borde de la piscina.
Evitar juegos bruscos en playas y piscinas.
Usar chalecos salvavidas durante la navegación.
Los niños siempre deben estar acompañados por una persona adulta en playas y piscinas.
No bañarse en ríos torrentosos.
No bañarse en lugares prohibidos o cuando se indique bandera roja.
No bañarse en zonas establecidas para deportes acuáticos o de navegación.
No bañarse bajo los efectos del alcohol.
No tirarse piqueros.
Instalar rejas o protecciones alrededor de las piscinas para controlar el ingreso de los niños.
Evitar realizar saltos desde alturas como árboles, miradores, roqueríos, por ejemplo.

Otros factores relativo al riesgo entre los niños mayores y adolescentes, es la habitual práctica de nadar o efectuar buceo en cursos de agua inseguros, como ríos o en el mar, y su participación en actividades recreativas o deportivas acuáticas sin los implementos de seguridad adecuados, y practicarlas bajo los efectos del uso de alcohol o drogas (que afecta a cerca del 50% de las víctimas adolescentes).

Es importante recomendar el uso de chalecos salvavidas individuales, apropiadas a la edad y peso de los niños y no se aconseja utilizar otros sistemas de flotación alternativos (juguetes plásticos inflados, por ejemplo). Es útil también enseñarles el riesgo que implica nadar solos o sin la supervisión de adultos.

Deja un comentario

Deja un comentario