No llegan ni a 100 mil los trabajadores independientes que cotizan voluntariamente en el sistema de AFP y eso que, según las estimaciones, existen cerca de 1,1 millón de personas que trabajan por cuenta propia y boletean.

Esa realidad va a cambiar porque el voluntarismo para este grupo de trabajadores se acaba desde el 1 de enero del próximo año. Comienza a operar la última etapa de la Reforma Previsional, que partió el 2008 y todos los que emitan una boleta de honorarios gradualmente van a ir quedando obligados a cotizar para pensión, seguridad laboral y salud.

Esto les permitirá acceder a los mismos beneficios que los trabajadores dependientes, es decir, derecho a salud, seguridad laboral y pensiones de vejez e invalidez y, en caso de fallecimiento, pensiones de sobrevivencia para sus beneficiarios.

Deberán cotizar las personas que emiten boletas de honorarios por su trabajo o servicio, cuya renta imponible anual sea mayor a un Ingreso Mínimo. La renta imponible anual tiene un tope igual al límite imponible máximo mensual que afecta a las remuneraciones, multiplicado por 12 (actualmente 66 UF *12 = 792 UF anuales).

Aquellos trabajadores que emitan boletas de honorarios y, además, tengan un contrato de trabajo como dependiente por una remuneración inferior al límite imponible antes señalado, deberán cotizar por los ingresos que reciban por concepto de honorarios considerando el máximo imponible anual.

Los trabajadores a honorarios que coticen tendrán los mismos beneficios que actualmente tienen los trabajadores dependientes.

En abril de cada año el Servicio de Impuestos Internos (SII) determinará el monto total de las cotizaciones previsionales a pagar, sobre la base de la renta imponible correspondiente al año anterior del trabajador que emitió boletas de honorarios. La renta imponible corresponde al 80% de la suma de los honorarios brutos percibidos, sin considerar ningún tipo de descuentos.

Finalmente y para no hacer este artículo tan tedioso, podemos decir que estarán obligados a cotizar para pensión y accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, respecto al 40% de su renta imponible anual, pudiendo renunciar a ello si así lo manifiestan expresamente. La cotización será, aproximadamente, del 14%.

Por Joaquín Torres, director regional del trabajo, región del Maule

Deja un comentario

Deja un comentario