Ya sabemos que dos de las consecuencias que trae consigo el estrés son el aumento de peso (especialmente en el abdomen) y el insomnio.Pero, ¿qué otras cosas suceden en tu cuerpo en momentos de tensión?

Para que reconozcas a tiempo las señales de que llegó el momento de tomarte un break, reunimos algunos efectos poco conocidos del estrés sobre tu cuerpo. Sigue leyendo.

1. Hace de las suyas con tu memoria. No sólo dificulta la retención a corto plazo (seguro en más de una ocasión se te olvidó en donde dejaste tu celular), sino que a la larga puede inhibir tu capacidad para retener nueva información.

 

Un estudio de la Universidad de Iowa encontró que la exposición prolongada al cortisol – la hormona del estrés – debilitaba la corteza pre-frontal, responsable de la memoria a corto plazo.

2. Interfiere con tu sistema inmune. ¿Sientes que un resfriado está por atacarte? El cortisol también se encarga de ‘apagar’ tu sistema inmune y decirle que no tiene por qué preocuparse. Es muy probable que al principio estés como si nada, pero esos síntomas podrían convertirse en tu pesadilla por varios días.

3. Causa dolores de cabeza. Este es el síntoma más común, y con él llegan otras respuestas físicas como tensión en los músculos y en la quijada. Cuando te percates de alguno de ellos, practica alguna técnica de relajación.

 

4. Sabotea tu deseo sexual. La líbido también es una víctima del estrés por varias razones. En primer lugar, consume toda tu atención, energía e interés, por lo que tu vida sexual pasa a segundo plano. Además, al estar tensa es más probable que discutas con tu pareja.

5. Aumenta el riesgo de tener un infarto y la presión sanguínea. Un estudio de 2012, publicado en el Manual de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría, encontró que quienes viven con estrés crónico tienen cuatro veces más probabilidad de sufrir un ataque cardíaco. ¡Cuidado!

Deja un comentario

Deja un comentario