El delegado Presidencial Provincial de Curicó, Leopoldo Ibáñez, junto con representantes de la Dirección General de Aguas (DGA) del Ministerio de Obras Públicas y de la Junta de Vigilancia del Río Mataquito se reunieron para firmar un convenio que permita la mejor distribución de las aguas mientras se extienda el decreto de escasez hídrica vigente en la región del Maule.

El acuerdo establece el uso regulado de las aguas desde el cauce natural, la implementación de sistemas de telemetría y el monitoreo contante de los caudales disponibles.

“Estamos viviendo una escasez hídrica que requiere ser enfrentada de manera conjunta por la importancia de la actividad agrícola y las repercusiones económicas, por tanto, este acuerdo es una instancia de trabajo para paliar los efectos del déficit hídrico”, señaló el delegado Ibáñez.

La directora (s) de la DGA, Constanza Palma, explicó que la región está bajo decreto de escasez hídrica desde agosto pasado y hasta el mes de febrero tiempo en el cual las aguas de la cuenca del río Mataquito son utilizadas de manera regulada por los propios regantes siendo la Dirección General de Aguas garante de los acuerdos de distribución.

“Como hay escasez del recurso los usuarios de la cuenca pueden celebrar acuerdos de distribución y designar una jueza de río para la entrega del recurso hídrico. Además de ser garantes de este acuerdo, nosotros prestamos apoyo técnico para la fiscalización y así evitar extracciones irregulares”, señaló la representante de la DGA

Diego Heiremans, presidente de la Junta de Vigilancia del río Mataquito, destacó que “la idea de este acuerdo es organizarnos entre los propios usuarios de la cuenca para no tener que llegar a una intervención externa y repartir la poca agua que tendremos en verano de la manera más equitativa posible”.

Deja un comentario

Deja un comentario