Se han intervenido las comunas de Pelluhue, Cauquenes, Chanco, Licantén, Vichuquén, Molina, Pencahue, Talca y Parral.

Ciento treinta y tres voluntarios están participando en las tareas de apoyo psicosocial impulsadas por el Comité Regional e integrado por los referentes de salud mental de la Seremi de Salud y del Servicio de Salud del Maule.

El trabajo se ha centrado en la atención de niños y familias más afectadas por la emergencia y los voluntarios han trabajado de manera absolutamente autovalentes en cuanto a su estadía y mantención en las zonas más afectadas por el desastre.

Tempranamente, se tomó contacto con la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) y con la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), además, con el capítulo regional del Colegio de Psicólogos y de Trabajadores Sociales, profesionales del área y jóvenes universitarios locales. Esto permitió organizar el voluntariado que se movilizó a las comunas seleccionadas. Paralelamente, se coordinó con los departamentos de salud comunal y hospitales de la región la recepción de los voluntarios.

La inducción en primeros auxilios psicológicos y contención en crisis se realizó en conjunto con Médicos sin Fronteras desarrollando tareas de acuerdo a las necesidades de los Centros de Salud Comunal, desplegándose en albergues, campamentos y colegios.

Esta operación de apoyo psicosocial post terremoto y tsunami fue encabezada durante los primeros días por el psiquiatra de la Fuerza Aérea, Comandante Rodrigo Figueroa. El objetivo fue brindar apoyo temprano para prevenir y disminuir los efectos psicológicos asociados a la catástrofe y fortalecer la red de atención psicosocial post terremoto, anticipándose a la probabilidad de un aumento explosivo de la demanda de consultas. Hasta ahora, se han intervenido las comunas de Pelluhue, Cauquenes, Chanco, Licantén, Vichuquén, Molina, Pencahue, Talca y Parral.

EL TRABAJO EN TERRENO

Los primeros siete días se recopiló información del estado de los equipos psicosociales, delimitando territorialmente las zonas de mayor riesgo (costa); riesgo medio (valle central) y bajo (cordillera). La primera semana de marzo en coordinación con el Servicio de Salud de Chiloé se trasladó a Constitución el mismo equipo psicosocial  que intervino en el desastre de Chaitén, quienes prestaron apoyo al personal del hospital y a los afectados de los albergues. Cabe destacar el compromiso, la solidaridad y la alta tolerancia a la incertidumbre de los voluntarios, considerando las condiciones sanitarias y que la conectividad telefónica aún no se reestablecía.

Posteriormente, desde el Ministerio de Salud se diseñó una estrategia de apoyo con tres equipos móviles compuestos por psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, enfermeras y técnicos paramédicos destinados a las localidades de Pelluhue, Constitución y Licantén. Estos equipos dependientes del Servicio de Salud del Maule realizarán actividades de intervención en terreno hasta diciembre de este año.

La estrategia integral de fortalecimiento de los equipos psicosociales de hospitales y de la Atención Primaria en Salud contempla la formación en tratamiento de Estrés Post Traumático para los 160 psicólogos de la red con el apoyo de la Universidad de Educación a Distancia de España. También contempla capacitación para los trabajadores sociales de la red psicosocial y financiamiento de proyectos para la etapa de implementación.

En este proceso la universidad española aportará el trabajo de las psicólogas Marcela Paz González y Blanca Mas Hesse, así como la plataforma web, sumando un total de 80 horas que se certificarán al finalizar el programa.

Deja un comentario

Deja un comentario