Avanzar en mejoras relacionadas con los contenidos, es a juicio del rector de la Universidad de Talca, Alvaro Rojas, el camino por el cual se debiera avanzar a la hora de plantear cambios a la Prueba de Selección Universitaria (PSU).

Tras participar de la reunión extraordinaria convocada por el Consejo de Rectores (CRUCH) para analizar las conclusiones del Informe Pearson y conocer la propuesta del ministro de Educación, Harald Beyer, orientada a modificar la institucionalidad del sistema, la máxima autoridad de la casa de estudios maulina afirmó que el foco del debate debiera estar en la calidad del test y no en temas secundarios como su administración.

“El ministro ha ventilado bien públicamente su interés en cambiar la institucionalidad. El CRUCH quiere ventilar con mucha profundidad el interés de que la Prueba sea mejor y el tema de la gestión y administración nos parece que es de segunda prioridad”, planteó Rojas.

Sobre esa base, sostuvo que el test requiere un plan de mejoramiento sustantivo, que debe ser liderado por el CRUCH y no por un nuevo organismo, como propuso el ministro.

“Es difícil imaginar que el plan de mejoramiento de selección a 33 universidades pueda ser encargado a un órgano externo, a una institucionalidad nueva, que nadie sabe como funcionaría. Es una tarea propia del Consejo de Rectores”, sentenció.

Recordó que precisamente para evaluar eventuales modificaciones a la PSU se solicitó el Informe Pierson, cambios para los cuales el CRUCH está abierto.

“El documento da luces claras respecto de qué déficit tiene y qué cambios se requieren. Esa propuesta de va a ser analizada por el DEMRE, por el consejo técnico asesor de la Prueba y por nuestros especialistas. Queremos ser muy responsables con la comunidad. El CRUCH, tanto por su trayectoria como por la de las universidades que lo constituyen, hará la discusión en la urgencia pero con la profundidad que corresponde y después nos preocupamos de cómo se administra y gestiona”, profundizó.

Deja un comentario

Deja un comentario