El agua es la fuente de la vida. Literal. Tiene un papel fundamental en nuestro organismo y nos ayuda a limpiar el cuerpo de esas toxinas de más. Por eso, es importante beber unos dos litros de agua al día, para que la máquina no deje de funcionar. Sin embargo, hay personas que se pasan el día deshidratas ¡y no lo saben!

Pues bien, cuando tu cuerpo tiene sed te manda tres señales, tres alertas, para que reacciones y corras a servirte un vaso de agua como mínimo…¿Quieres saber cuáles son?

Dolor de cabeza

¡Chán! ¡primera señal! Tu cuerpo está deshidratado.

¿Y qué tendrá que ver ese dolor de cabeza con la falta de agua? Pues muy sencillo: no estás reponiendo sales esenciales como el sodio o el potasio y eso repercute en la composición de tu sangre. Un cambio que tu cerebro, que es súper sensible, lo nota en seguida.

Moraleja: ¡a menos agua, más dolor de cabeza!

La orina es extra amarilla

Un poco asqueroso…¿verdad? Pero es verdad. Y la razón es que en tu orina se concentra demasiada basura. Es decir, esos residuos que tu cuerpo debe eliminar y que por falta de agua no lo puede hacer con la misma facilidad.

Te sientes estreñida

Cuando notas que te cuesta ir al baño, piensa en cuantos vasos de agua te has tomado últimamente. Y es que, como hemos dicho antes,  es el líquido que nos ayuda a eliminar residuos. Pero si no hay suficiente, el desperdicio de los alimentos no pueden salir hacia fuera ¡y es lo último que queremos!

Así que ya sabes, ¡el agua no es sólo para los peces!

 

Fuente: Womenshealth

Deja un comentario

Deja un comentario