Integrantes de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, acompañados de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos de Talca, Parral, Linares y San Javier, pudieron visitar por primera vez la fosa en que la justicia pudo determinar que se inhumaron y exhumaron ilegalmente los cuerpos de opositores a la dictadura cívico-militar, después de que fueran torturados y asesinados por los jerarcas alemanes en el enclave en asociación con los aparatos represivos de la dictadura.

En un emotivo acto de carácter privado, realizado en el marco de las conmemoraciones por el 42 aniversario del golpe militar en Chile, al menos una treintena de asistentes se adentraron en los agrestes caminos de Colonia Dignidad para llegar a la Fosa donde estuvieron enterrados los cuerpos de los detenidos desaparecidos, cuya identidad y destino se desconoce hasta la fecha.
Agrupados en torno a la excavación, convertida por el tiempo y la lluvia en un pequeño estanque, escucharon primeramente las palabras de Margarita Romero, presidenta de la Asociación, quien se refirió a lo importante y significativo que fue poder estar por primera vez en el lugar y al fin poder rendir ahí un homenaje a aquellos que cayeron víctimas de la intolerancia, la represión y el terrorismo de Estado.

Posteriormente, los integrantes de las agrupaciones de familiares de la región prepararon un pequeño acto en el que hablaron en nombre de sus detenidos desaparecidos, diciendo sus nombres, dónde fueron detenidos, dónde se les perdió el rastro, y pidiendo perpetuar su memoria, instando a que los suyos, ahí presentes 42 años después, luchen mientras les quede vida por la justicia y la verdad sobre su trágico final. Y cantaron, en su honor, “La plegaria del labrador”, y “A desalambrar”, ambas de Víctor Jara.

Los integrantes de la Asociación, por su parte, pronunciaron algunas palabras en recuerdo de los que vivieron sus últimos días en Colonia Dignidad, especialmente de aquellos sobre los que hay mayores indicios de su paso por el enclave. Unos y otros arrojaron claveles rojos a la fosa, al tiempo que lanzaban consignas para recalcar, una vez más, que ayer, hoy y siempre estarán presentes en su vida y sus corazones.

Al finalizar el acto, guiados por el excolono Winfried Hempel, los asistentes se dirigieron a la hoy denominada Villa Baviera para identificar y conocer aquellos lugares en donde se aplicó la represión y que formaban parte del complejo sistema criminal que implementaron los jerarcas alemanes para apoyar a la DINA en la persecución política y también para cometer crímenes en contra de los propios habitantes del lugar.

En la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad reiteramos nuestro compromiso de continuar trabajando en acciones por verdad, memoria y justicia, al tiempo de seguir acompañando a los familiares en su lucha, e insistimos en la importancia de profundizar en las investigaciones y que se reanuden las excavaciones para encontrar los cuerpos que aún siguen ahí enterrados en el predio, de acuerdo con declaraciones judiciales de los propios colonos.

Deja un comentario

Deja un comentario