Una completa descripción sobre el estado de la salud bucal de los habitantes de la Región del Maule incluye la investigación realizada por el académico de la Unidad de Cariología de la Facultad de Ciencias de la Salud, Rodrigo Giacaman.
“EpiMaule representa una de las mayores bases de datos registradas en el país para la población de una región. Incluye un muestreo de todas las edades que sugiere la Organización Mundial de la Salud (OMS): 6, 12, 15, 35 a 44 y 65 a 74 años”, explicó el especialista, quien realizó el estudio junto con el académico del Centro de Investigación Cooperativa de Salud Bucal de la Universidad de Melbourne (Australia), Rodrigo Mariño.
Giacaman sostuvo que en Chile existen pocos estudios que permitan identificar las enfermedades bucales más frecuentes entre la población, y menos aún de lo que pasa en las distintas zonas del territorio.
Por lo anterior, otorga aún más relevancia a la información recabada. “En el Maule los índices de caries y enfermedades gingivales son, en general, más altos que lo reportado a la fecha por estudios de representación nacional”, reveló el docente de la Escuela de Odontología, quien además es director de la Escuela de Graduados. Agregó que la situación es aún más delicada en las zonas rurales, cuyos habitantes registraron un detrimento bucal mayor que sus pares de las áreas urbanas.
“Lo anterior es mucho más acentuado en los niños que en personas de mayor edad, lo que constituye una realidad alarmante”, detalló el investigador, quien se encuentra preparando nuevas publicaciones relacionadas con el estudio, cuyos primeros antecedentes se dieron a conocer a mediados de 2013 y que a la fecha han sido publicados en varias revistas de circulación internacional.
BRECHAS
A la hora de buscar explicación para estos resultados, el especialista sostuvo que se debe hacer un análisis desde una perspectiva multifactorial.
“Para disfrutar de una salud bucal óptima existen varios factores que intervienen como la higiene, bajo consumo de azúcar, una dieta de buena calidad, la educación, un buen descanso al dormir e incluso factores genéticos”, planteó.
“Entonces, es difícil señalar una causa específica de porqué la población del Maule tiene un estado de salud bucal deficiente. Hay algunos elementos que podrían influir como, por ejemplo, el hecho de que esta es una región de perfil más bien rural —mayor que el resto del país— donde utilizan básicamente agua de pozos o norias que no está suplementada con flúor como sí ocurre con el agua potable de las zonas urbanas. Lo anterior podría explicar la observación de por qué los sectores rurales tienen peor salud bucal que los urbanos”, comentó.
Agregó que otros criterios a evaluar son de tipo socioeconómico. “Hoy se consideran todos los factores sociales, porque tener o no un cepillo es sólo una parte de la ecuación, ya que si en la casa no hay dinero para comprar pasta dental, de dónde sacas el flúor si tampoco lo puedes obtener a través del agua potable. Entonces, esa persona carece de factores protectores que sí tiene aquel que posee más recursos”, precisó.
En este contexto, y tomando en cuenta que la población de adultos mayores va en constante aumento tanto en el país como en la región, el profesional dijo que la realidad retratada en el estudio EpiMaule, obliga a un nuevo análisis de las políticas públicas de salud bucal.

Deja un comentario

Deja un comentario