Un total de 30 exfuncionarios que fueron despedidos tras el cierre de IANSA Linares, Pastas Suazo, Edelma Aserraderos y Edelma Plywood Spa (conocida como Cajonera de Cauquenes), recibirán atención psicológica por parte del Centro de Psicología Aplicada (CEPA) de la Universidad de Talca.

La Institución firmó un convenio con la Seremi de Trabajo y el Instituto de Seguridad Laboral (ISL – Maule), en el cual dispondrá de sus psicólogos, psiquiatras, médicos y estudiantes en práctica para la atención de los pacientes. El acuerdo fue formalizado durante un desayuno de las corporaciones involucradas en la Casa Central de la Universidad.

El programa de apoyo contempla la atención psicológica para trabajadores o miembros de sus familias nucleares con las siguientes temáticas: estrategias para el afrontamiento de la crisis, reorganización familiar y adaptación al cambio, crisis normativas y no normativas (cambios inesperados dentro del ciclo vital) y etapa activa de la adultez mayor.

También habrá talleres dirigidos al impacto psicosocial del desempleo, herramientas de reinserción laboral y la aplicación de un cuestionario sobre impacto psicosocial del desempleo.

La Seremi del Trabajo de la región del Maule, Pilar Sazo, agradeció la labor del CEPA por atender a los trabajadores afectados y disponer de sus profesionales. “Este trabajo es totalmente gratuito y como Estado agradecemos la unión de entidades públicas a favor de la ciudadanía”.

Por su parte, Alejandra Harrison, directora regional del ISL del Ministerio del Trabajo, agregó que las instituciones involucradas cuentan con un convenio que está en marcha desde hace cuatro años.

En representación de los afectados, Sara Quesada, exfuncionaria de Edelma Plywood Spa, agradeció la ayuda de la Universidad e instituciones en un momento que ella considera “de gran impacto para nuestras familias. El dinero prácticamente no nos alcanza para cubrir las necesidades más importantes. Este apoyo nos permitirá recuperarnos mentalmente y seguir adelante”.

Apoyo ciudadano

El decano de la Facultad de Psicología de la Casa de Estudios, Marcelo Leiva, destacó la labor del CEPA en apoyo de la ciudadanía tras eventos traumáticos, con el antecedente del terremoto de 2010 y los incendios forestales, en los cuales el centro prestó su apoyo profesional.

“Nosotros tenemos una visión holística del tema, es decir que vemos las cosas desde la perspectiva saludable desde la respuesta ante eventos difíciles. Con esta mirada teórica aplicamos nuestra práctica basada en evidencia científica atender a las personas que están pasando una situación difícil en su vida, como lo es perder el trabajo”.

Fundado en el año 2005, el CEPA nace al alero de la Escuela -y posterior Facultad- de Psicología de la Universidad de Talca. Su objetivo central es ser un puente entre el quehacer académico y la comunidad por medio de la prestación de diferentes servicios en las disciplinas de la Psicología organizacional, social, educacional y clínica.

Deja un comentario

Deja un comentario