Curicó, Maule y Linares, figuran entre las 1.000 ciudades del mundo más contaminadas; y Talca está entre las 35 con peor calidad del aire de Sudamérica. Considerando esta problemática, y las restricciones que deben cumplir las empresas de la zona de acuerdo con los planes de descontaminación, el Centro Tecnológico KIPUS de la Universidad de Talca creó un proyecto de reducción de emisiones atmosféricas de MiPymes en zonas saturadas, financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) de la Región del Maule.

Esta iniciativa, llamada “Transferencia reducción de emisiones atmosféricas en MiPyMes en zonas saturadas” es coordinada por el académico de la UTalca, César Astudillo, quien explicó que el objetivo es medir emisiones atmosféricas contaminantes en pequeñas y medianas empresas de la región, para verificar si se cumple la normativa. “La idea es dejar capacidades instaladas en el Centro Tecnológico KIPUS, perteneciente a la Facultad de Ingeniería, donde desarrollaremos un servicio de medición y diagnóstico de emisiones atmosférica contaminantes. Además, capacitaremos a 200 empresas, realizaremos diagnósticos a 40 de ellas y seleccionaremos a cinco que recibirán soluciones, como por ejemplo un filtro para sus calderas”, planteó.

FIN DE LA MARCHA BLANCA

A tres años del inicio oficial del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA), micro, pequeñas y medianas empresas deben comenzar a cumplir con dicha normativa que implica una serie de medidas. En este contexto, explicó Astudillo, “aquellas ubicadas en la zona Talca-Maule son las más afectadas por las restricciones del PDA, al finalizar el periodo de marcha blanca considerado para adaptarse al cumplimiento de la norma, con lo que comienza la fiscalización por parte de la autoridad medioambiental”.

Esta exigencia obliga a empresas afectas al PDA a la medición periódica de sus emisiones y a reportarlas ante la autoridad ambiental pertinente. Así, deben realizar la revisión de material particulado cada 6, 12, 18 o 24 meses dependiendo del rubro de la empresa y del combustible que utiliza.

Según el gerente del Centro Tecnológico Kipus de la UTalca, Diego Aliaga, “cumplir el límite impuesto por el PDA es técnicamente difícil de alcanzar para las empresas, requiriendo reiteradas mediciones de entidades certificadas durante el proceso de la implementación de las soluciones tecnológicas, lo que implica un alto costo por cada una de ellas. Estas mediciones además deberán prolongarse en el tiempo, significando un gasto nunca antes contemplado por las empresas”.

Lo anterior se complejiza, dijo, considerando que no existen capacidades especializadas en la medición ni asesoría para el abatimiento en la Región del Maule, lo que implica mayores costos logísticos para cumplir con la normativa.

Así, este proyecto busca ayudar a las micro, pequeñas y medianas empresas de la región del Maule para dar cumplimiento a las exigencias de los Planes de Descontaminación Atmosférica (PDAs) Talca – Maule y Valle de Curicó, los cuales entraron en vigencia en marzo del año 2016 y en diciembre del año 2019 respectivamente.

Deja un comentario

Deja un comentario