La Comisión de Constitución del Senado aprobó en general y en particular por 4 votos contra uno, la reforma constitucional con que el Gobierno busca que las Fuerzas Armadas resguarden infraestructura crítica sin necesidad de decretar un Estado de Excepción.

Mientras no se apruebe una ley que defina qué es infraestructura crítica, lo hará un decreto supremo.

El proyecto fue presentado por los ministros del Interior, Gonzalo Blumel, y de Defensa, Alberto Espina, luego de que se le sugiriera el Ejecutivo ingresar la iniciativa por este mecanismo para que tenga una mejor posibilidad de lograr su aprobación.

Para ello, patrocinaron los proyectos ingresados por los senadores Carmen Gloria Aravena, de Evópoli, y el independiente pro RN Kenneth Pugh, quienes mediante una indicación establecieron las nuevas atribuciones que tendrá el Presidente en línea con los objetivos del Gobierno.

Según constató CNN Chile, el senador socialista Alfonso de Urresti se opuso, mientras que a favor se expresaron el UDI Víctor Pérez, Andrés Allamand de RN, Felipe Harboe del PPD y Francisco Huenchumilla de la DC. En la sesión estuvo presente el titular de Defensa, Alberto Espina.

La iniciativa contempla facultar al Presidente de la República de convocar a las ramas del ejército para cuidar recintos estratégicos mediante un decreto supremo, con una duración de 30 días y pudiendo prorrogarse sólo una vez “mientras se mantenga el riesgo para la seguridad de la nación”, con el acuerdo del Congreso Nacional.

Esto se hará mediante un decreto fundado, suscrito además por los Ministros de Interior y Seguridad Pública y de Defensa Nacional.

Asimismo, se especifica que en ese mismo decreto supremo se determinará “la infraestructura crítica específica a proteger”.

Respecto de qué se entenderá por ‘infraestructura crítica’, indica que se trata de “aquellas instalaciones, sistemas y sus componentes cuya perturbación en su funcionamiento o su destrucción tendría un grave impacto sobre los servicios de utilidad pública para la población o para el eficaz funcionamiento de los órganos y la administración del Estado”.

La enmienda constitucional establece que “en ningún caso el ejercicio de esta facultad podrá implicar la suspensión, restricción o privación de los derechos y garantías constitucionales o disponer del empleo de las Fuerzas Armadas para reestablecer el orden o la seguridad pública o afectar las facultades correspondientes a las Fuerzas de Orden y seguridad”. Esta norma fue la única aprobada unánimemente en la comisión, según informaron desde el Senado.

Proyecto con urgencia

Tras la aprobación, el ministro de Defensa, Alberto Espina, anunció que pondrán “urgencia” al proyecto, adelantando que buscarán que los militares puedan actuar “dependiendo de la gravedad del ataque”, constató La Tercera.

Para avanzar en la Sala, la iniciativa deberá sortear un quórum de 3/5, respecto de lo cual Espina sostuvo que “cuando se trata de una medida de esta naturaleza, que no restringe ninguna libertad a los chilenos, sino que lo que busca es proteger los servicios básicos y la infraestructura crítica, no veo ninguna razón que impida que alguien pueda aprobarla. Y espero que tengamos un amplio apoyo transversal. Y quienes tengan dudas, se las aclaremos antes de que se vea en la sala”.

Deja un comentario

Deja un comentario