Avanzar en acciones concretas para reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres en el país, es el objetivo de un proyecto adjudicado mediante el Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF) de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID). Este trabajo, que  busca crear mecanismos de medición de la brecha, es llevado adelante por académicos de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Talca.

El proyecto, liderado por los académicos de la FEN-Campus Santiago, Andrea Bentancor, Bernardo Lara y Rodrigo Fuentes; junto a su par de la Universidad Adolfo Ibáñez, Pablo Pincheira, académico de la Escuela de Negocios de esa institución; busca crear diferentes prototipos que permitan entregar datos fidedignos en torno a las diferencias de las remuneraciones entre género, tanto en el ámbito privado como público.

La iniciativa, en la que también participan ONU Mujeres, la Superintendencia de Pensiones y la consultora internacional Mercer, cuenta con el patrocinio de la Embajada de Suiza, y de la Cámara Chileno-Suiza de Comercio.

En lo concreto, se busca la adecuación en Chile de un software -originado en Suiza- que permite la autoevaluación de las empresas en dicho ámbito. Cabe consignar que la herramienta tecnológica deberá ser ajustada a los parámetros nacionales. En ese contexto, Mercer lo aplicará a una decena de empresas asesoradas que participarán en un piloto, poniendo a disposición los respectivos resultados como parte de sus informes de gestión de compensaciones.

“Primero aprenderemos de la experiencia suiza, de las dificultades y oportunidades que enfrentaron en el proceso piloto y de implementación masiva. Luego la adaptaremos a Chile, en el sentido que hay una legislación diferente y componentes salariales que no tienen por qué ser exactamente los mismos para los suizos. Se creará un código para el cálculo de la brecha, controlado por las características que se miden en Chile”, dijo la directora de este proyecto, Andrea Bentancor.

De acuerdo con la economista, la iniciativa considera la experiencia del estado europeo, en el que mediante softwares gratuitos se permite a las empresas, a través de su data, acceder a un diagnóstico acabado de la brecha de género. “Hoy existen medidas de sensibilización, muchas campañas de ONGs y agencias, pero es distinto cuando las entidades lo analizan con su base de datos, que contiene información personal sensible de sus trabajadores y trabajadoras. Es diferente que se te sensibilice -respecto de la brecha- a partir de estadísticas promedio elaboradas por el Instituto Nacional de Estadísticas, a que lo veas con tu data”, dijo la académica.

Sobre el aporte de los resultados de este trabajo con miras a la equidad de género en las empresas y, también, a nivel país, el académico de la Escuela de Negocios UAI, Pablo Pincheira, señaló: «Nos interesa generar un impacto sobre las compañías y sobre las personas; sensibilizar a través de la información para que sucedan cambios que confluyan a reducir la brecha salarial. Finalmente, desde una perspectiva académica, queremos contribuir al entendimiento sobre los canales y los mecanismos a través de los cuales este tipo de información combate eficazmente la desigualdad de género».

En tanto, el Embajador de Suiza en Chile, Arno Wicki, planteó que “se trata de una iniciativa importante y que merece nuestro apoyo, ya que, a pesar de los progresos alcanzados, la brecha salarial entre hombres y mujeres continúa siendo un desafío, tanto en Suiza como en Chile. Para revertir esta situación, son necesarias herramientas capaces de generar incentivos y de producir cambios concretos sin aplicar regulaciones excesivas. En Suiza, este tipo de instrumentos han resultado útiles para promover la igualdad de género y esperamos que nuestra experiencia también pueda servir a Chile”.

La iniciativa, denominada “Construcción de modelos econométricos y de herramientas para la estimación de la brecha salarial en empresas y para la sensibilización y capacitación de la población en Chile”, también considera el trabajo en conjunto a la Superintendencia de Pensiones en dos áreas. La primera en un análisis de equidad interna entre funcionarios y funcionarias, similar al que se realizará con empresas privadas, mediante el mismo software pero adaptado al sector público. Por otra parte, la creación de una aplicación que permitirá a las personas, a partir del trabajo con las bases de datos de esta superintendencia, calcular la brecha salarial ajustada a sus características personales. A partir de ello también se podrá realizar educación previsional, sensibilizando a la población sobre el efecto de la brecha salarial en las pensiones.

“Es distinto recibir una noticia con respecto a que la brecha promedio en Chile es del 20%, a que incorpores tus datos personales en una aplicación y te compares con un hombre (o mujer) similar. Ese es un cálculo de brecha más personalizado a partir de data pública. Se probará a nivel piloto. Hacia el final del proyecto tendremos esta herramienta y la testearemos”, explicó Andrea Bentancor.

Desde la Superintendencia de Pensiones mencionaron que “estamos muy contentos de ser la primera institución pública en participar en una iniciativa como esta. Sin duda será un insumo importante para evaluar la equidad de género dentro de la Superintendencia”.

Por otra parte, y a través de ONU-Mujeres, el proyecto llevado adelante por la Universidad de Talca, incluye una serie de acciones para la generación de contenidos, la difusión y el testeo de prototipos. Ello contempla la realización de estudios, focus groups y seminarios académicos y de política pública.  “Esta es la primera parte de un proyecto grande. La idea es generar prototipos, éstos serán testeados. Al finalizar los dos años el objetivo es concursar para una segunda etapa, en donde los modelos se masificarían”, dijo la académica de la Facultad de Economía y Negocios de la UTalca.

“Para ONU Mujeres, alianzas como las realizadas con la Universidad de Talca, constituyen una alternativa para seguir visibilizando desde distintos sectores, las principales problemáticas y discriminaciones que viven las mujeres en el país. Este proyecto ofrece la oportunidad de relevar y visibilizar desde la academia, la brecha salarial entre mujeres y hombres, además propone un instrumento de medición de fácil aplicación para las organizaciones”, señaló María Inés Salamanca, coordinadora de ONU Mujeres en Chile.

Escenario

“Si bien año con año las brechas entre hombres y mujeres han ido disminuyendo, aún existe el gran desafío de lograr mayor equidad de género al interior de las compañías, tanto en presencia como en las remuneraciones. Esto lo podemos ver reflejado en nuestro estudio de Remuneración Total Mercer TRS 2019, por ejemplo, donde el 12% de los altos cargos es ocupado por mujeres, mientras que el 88% por hombres. En el escenario actual es una realidad y es un factor que ha ido en aumento. Por esto, es importante apoyar iniciativas que ayuden a visibilizar y disminuir esas diferencias”, planteó Agustina Bellido, líder de Carrera de Mercer Chile.

“Sabemos que las condiciones del mercado laboral determinan en gran parte las brechas de género observadas en pensiones. Una de estas condiciones es la diferencia en ingresos que se observa entre hombres y mujeres. Este proyecto nos permitirá analizar de mejor manera estas relaciones, lo que permite tener más y mejor información tanto para los afiliados al sistema como para la discusión y análisis de políticas públicas”, planteó Ximena Quintanilla, jefa de estudios de la Superintendencia.

Finalmente Constanza Cárdenas, gerenta general de la Cámara Chileno-Suiza de Comercio, manifestó que «estamos muy contentos de apoyar esta iniciativa que va en directa relación con ofrecer un instrumento concreto a las empresas para que conozcan las desigualdades salariales entre sus colaboradores y colaboradoras. Como institución, estamos empeñados en visibilizar y realizar los acompañamientos necesarios para mejorar las condiciones de las mujeres en el mundo del trabajo».

Deja un comentario

Deja un comentario