Se trata de la investigación que seguirá a 10 mil personas de la comuna de Molina durante 10 años para estudiar factores de riesgo de enfermedades crónicas, donde participan las universidades Católica, de Chile y la colaboración de la Católica del Maule con financiamiento del Fondo de Desarrollo de Áreas Prioritarias -FONDAP-, de CONICYT.

Como fue la cohorte de Framingham a mediados del siglo pasado en un pequeño pueblo de Estados Unidos, Molina será parte de la investigación epidemiológica más grande de Chile, denominada cohorte del Maule (MAUCO).
La iniciativa científica fue lanzada el viernes 7 de noviembre en el Teatro de la comuna, contando con la participación de autoridades comunales y universitarias, en un marco de participación activa del hospital local, donde sus habitantes ya son parte del primer estudio de seguimiento poblacional sobre cáncer y enfermedades cardiovasculares, que ejecutan las universidades Católica, de Chile y la colaboración de la Católica del Maule.
Se trata de un estudio sin precedentes en la región y el país, financiado por Fondo de Desarrollo de Áreas Prioritarias -FONDAP-, de CONICYT, que comienza a cobrar vida a favor de la investigación y la prevención de dos de las principales enfermedades crónicas en Chile, y que efectuará un seguimiento a la población adulta de Molina, con más de diez mil personas de entre 38 y 74 años.
El proyecto realizará un seguimiento de 10 años, generando un importante banco de información y de muestras biológicas, el cual es parte de la concreción del primer Centro Avanzado para Enfermedades Crónicas en Chile -ACCDIS-. Dicho organismo será el responsable de realizar diversos proyectos de capacitación, educación, investigación y vinculación, dentro de los cuales se encuentra como proyecto central, la cohorte del Maule.
Molina
Precisamente Molina, es una las cinco comunas de Chile que tiene mayores tasas de cáncer gástrico, otros cánceres y enfermedades cardiovasculares, zona eminentemente de producción agrícola, de vinos y alcoholes, lo que también genera la hipótesis de que pudiese incidir en la alta tasa de enfermedades crónicas.
El Dr. Sergio Lavanderos, director de ACDDIS, señaló que con este proyecto inédito en Chile, “habrá un antes y un después, ya que se hará un seguimiento a la historia natural de la enfermedad, donde iniciamos este estudio a lo largo de 10 años. Es más bien un proyecto país, donde junto a la universidades de Chile y Católica, Conicyt y el Municipio, también participan universidades regionales como la Católica del Maule”.
“Queremos tratar de entender porqué aquí en Molina existe una prevalencia de enfermedades cardiovasculares y cáncer, ese es el objetivo final, y que a partir de lo que nosotros logremos entender podamos extrapolarlo al resto del país y lograr política pública”.
“Para los habitantes de Molina -añadió- sus estados de salud serán monitoreados, cada vez que detectemos alguna patología lo vamos a hacer saber, por lo tanto desde ese punto de vista van a estar muy bien cuidados. Lo segundo es el impacto que tiene para la U. Católica del Maule donde sus estudiantes de salud participan en esta iniciativa con interacción directa con la comunidad”.
“Molina para el futuro tendrá un significado importante para el país”, recalcó Lavanderos.
Por su parte, Priscila Castillo, alcaldesa de Molina, manifestó que “estamos muy contentos, aunque la noticia del porqué se realiza este estudio aquí no es muy alentadora (…) que se inicie un proceso de investigación que va a durar 10 años, donde se sacarán muchas conclusiones, para nosotros es muy positivo porque de un problema que tenemos se está buscando la causa y eso a futuro permitirá salvar muchas vidas de las futuras generaciones”.
“El proyecto Mauco es un proyecto de investigación que cumple claramente con nuestra misión como institución, aportar a la sociedad con nuestro conocimiento, como es estudiar los factores de riesgo en enfermedades crónicas en Molina”, indicó el Dr. Víctor Monzon, vicerrector de investigación y postgrado de la U. Católica del Maule.
Satisfecha también se mostró, María Eugenio Camelio, directora (s) del programa FONDAP de Conicyt, quien señaló que este tipo de proyectos son altamente existentes en sus postulaciones como en los requisitos, “es una oportunidad para los investigadores para realizar investigación en el largo plazo, por lo tanto los insto a que se animen a postular en los temas prioritarios para la creación estos centros”.
Según explicó Dra. Andrea Huidobro, académica de la Escuela de Medicina de la U. Católica del Maule y coordinadora local del estudio, “los alumnos de Medicina han participado en el empadronamiento y la realización de encuestas en Molina. Es una excelente oportunidad de aprender epidemiologia y metodología de la investigación”.
“La experiencia de Molina -recalcó la investigadora- será fundamental para las futuras cohortes que se puedan iniciar en otras regiones del país, con otras condicionantes ambientales”.
Por lo anterior, agradeció el aporte de los actores participantes, en particular a la población que generosamente ofrece su tiempo y sus muestras biológicas para que sean estudiadas y analizadas en muchos años más. “Ellos aceptan mantenerse en contacto con los investigadores por a lo menos diez años”, puntualizó.

Deja un comentario

Deja un comentario