El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, se refirió a la propuesta del Gobierno de congelar el reajuste del salario mínimo, es decir, que se mantenga en $320.500 brutos y que este aumentará en $1.500 según la inflación acumulada entre marzo y agosto.

Al respecto, el secretario de Estado señaló que “el reajuste que estamos proponiendo como Ejecutivo, es uno tal que permita mantener el poder adquisitivo del salario mínimo, es decir, que considere la inflación, es por eso que el proyecto de ley que hemos ingresado al Congreso ayer, considera un aumento del salario mínimo de $320.500 actuales a $322.000, esos $1.500 de incremento corresponden a la inflación acumulada entre marzo, fecha del último reajuste, y agosto, que es el mes a partir del cual rige el nuevo salario mínimo», consigna Meganoticias.

«Hemos dicho que en marzo del año próximo se va a reajustar automáticamente por la inflación acumulada. ¿Cuál es la idea?, mantener el poder adquisitivo de ese salario mínimo», aseveró.

«No es una mezquindad»

Por otro lado planteó que «desde el punto de vista de la mirada de política fiscal, para nosotros como ministerio de Hacienda no habría nada más cómodo que subir el salario mínimo en 10 ó 20 mil pesos, porque al hacer eso me ahorro todo el subsidio, todo el Ingreso Mínimo Garantizado».

«Para mí eso sería una economía fantástica de recursos, pero aquí no se trata de economía fantástica de recursos fiscales, precisamente lo que queremos hacer es poner esa plata fiscal para aliviarle el costo de contratación y retención a esos segmentos que hoy están muy golpeados», añadió.

Indicó además que «acá no es una mezquindad o ahorrase recursos, por el contrario, lo que queremos es poner recursos fiscales pero evitar traspasarle este costo a la contratación, a los emprendedores y a las pymes en este momento extremadamente difícil».

«Hoy vivimos una situación bien critica, a nivel del crecimiento, las proyecciones para este año son muy negativas, vamos a tener un retroceso de la economía en torno al 6%, es decir, vamos a estar al mismo nivel que el año 2017», explicó.

Zaldívar: Si se aumenta puede «que se destruyan puestos de trabajo»

la ministra del trabajo, María José Zaldívar, se refirió al reajuste del salario mínimo propuesto por el Gobierno, que tras una serie de reuniones con la CUT, quedó en $0.

En una entrevista con radio ADN, la secretaria de Estado señaló que “si se aumenta, a todo esto el salario mínimo no lo paga el Estado, lo pagan los empleadores (…), si uno lo aumenta con el objetivo que es proteger a los trabajadores, uno se puede encontrar con un problema que es muy complejo”.

En ese contexto, agregó que frente a un aumento “podría eventualmente darse un efecto adverso que es que se destruyan puestos de trabajo, porque una persona a lo mejor no va poder estar en condiciones de pagar el salario mínimo”.

Además, explicó que si bien hay empleadores que pueden pagar remuneraciones más altas o pactar condiciones distintas, “cuando uno legisla lo hace para la totalidad o la mayoría y, con una tasa de desempleo del 13% (…), resulta muy complicado plantear un aumento que mayor”.

“Lo que sí se está garantizando es el poder adquisitivo, es decir, que exactamente lo mismo que significa hoy un sueldo de $320.500, sea lo que exista a partir de septiembre considerando la inflación de estos meses”, planteó.

Deja un comentario

Deja un comentario