Un oasis en el secano es el predio de la agricultora Susana Núñez, del sector de Los Junquillos, de la comuna de Licantén. En una zona de difícil acceso y de gran pendiente, esta productora y su esposo han logrado construir un vergel y sacar adelante a su familia.
Hace 7 años que Susana vive en ese terreno, que su marido heredó de sus padres. Se trata de 20 hectáreas de secano, que no cuentan con energía eléctrica ni agua potable.
Porotos, cebollas, papas, repollos, lechugas, maíz y árboles frutales, son solo algunos de los productos que este matrimonio cultiva en el predio, los que no contienen agroquímicos y que Susana traslada en bicicleta al centro de Licantén para su venta. Además, se dedican a la crianza de cerca de 300 cabras, que a diario trasladan y acompañan al monte y que son las que les brindan el principal sustento durante el año. Desde hace 6 años son usuarios del Programa de Desarrollo Local-PRODESAL- que INDAP ejecuta en alianza con la municipalidad de Licantén.
Este matrimonio ha logrado materializar variadas mejoras en su terreno, con el apoyo de INDAP, como una bodega de acopio para sus productos y un galpón ganadero. El año pasado pudieron acceder a un proyecto de Energías Renovables No Convencionales, que se traduce en un sistema de riego a través de energía fotovoltaica, que se vio complementado este año con un sistema de conducción de agua, que extraen desde una vertiente.
“Lo que tengo aquí es una joyita, me ayuda bastante, empiezo a regar antes de las 9 y termino a las 7 de la tarde y se mantiene regando por distintas partes. Esto me ayuda mucho, porque sin este sistema no tendría todas las hortalizas que tengo, ni las que espero tener en los próximos días, ya que hay muchas que están sembradas y otras que vamos a sembrar. Debido a esa ayuda que nos ha brindado el Gobierno, que nos ha brindado el INDAP y PRODESAL, es que nosotros hemos ido progresando y gracias a eso el pan y el agua no falta en la casa”, explica Susana.
El director regional de INDAP, Jairo Ibarra, acompañado de la jefa de área INDAP Licantén Ximena Ahumada, visitó este emprendimiento y destacó el coraje y el espíritu de superación de esta familia campesina. “Estoy muy contento de conocer el rostro de los proyectos que nosotros financiamos y podemos apoyar. La señora Susana es un claro ejemplo del trabajo y del empeño de los pequeños agricultores. Acá los campesinos hacen patria en estos sectores donde muchas veces las condiciones no son las mejores, sin embargo ellos siempre tienen el espíritu de emprendimiento, de poder seguir trabajando la tierra y con el apoyo del PRODESAL, de INDAP, se logra tener buenos resultados. Acá tenemos un terreno bastante complicado, pese a lo cual podemos ver una amplia variedad de productos y en esto no queda más que felicitar a la señora Susana por su empeño. Acá el compromiso del gobierno y de INDAP es continuar apoyando a productoras como ella, a que salgan adelante y mejoren su calidad de vida. La idea es que el trabajo agrícola no siempre sea un tema de sacrificio, sino que pueda desarrollarse de manera más cómoda.”
Los sueños de Susana continúan. Quiere ampliar sus cultivos y aprovechar de la mejor forma posible cada pedazo de su tierra, contar con energía electica para usar su lavadora, aprender a manejar y comprarse un vehículo para trasladar sus productos y ver felices y realizados a sus hijos.

Deja un comentario

Deja un comentario