Si Pifzer recibe los primeros resultados de eficacia de su vacuna contra el Covid-19 en octubre, las primeras 10 millones de dosis a las que acordó acceder el Gobierno podrían estar disponibles en Chile en enero del 2021.

«Asumiendo que los datos clínicos y los procesos regulatorios son exitosos, el registro local ante el ISP (Instituto de Salud Pública) podría estar a fin de año», dijo a El Mercurio la gerenta general de la empresa farmacéutica en Chile, Marta Diez.

Esto depende de que los estudios clínicos de la vacuna, que fue desarrollada junto al laboratorio alemán BioNtech, prosperen para tramitar primero su aprobación ante la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA).

Diez destacó que hace unas semanas tanto Pfizer como BioNtech firmaron un acuerdo con otras seis compañías farmacéuticas en el que «se comprometen a no sacrificar la seguridad en pos de la velocidad o de otros criterios», pero a pesar de que sus resultados podrían no ser los esperados, ya comenzaron con la producción de las dosis para estar preparados ante su eventual aprobación.

«Hay muchas otras compañías trabajando en el tema y lo ideal es que varias tengan éxito; si no, va a ser un problema. No estamos compitiendo entre nosotras, sino contra el virus», remarcó y consigna Cooperativa.

El avance de sus estudios clínicos

La vacuna fue testeada en 30 mil voluntarios sanos de 18 a 85 años, que luego se ampliaron a 44 mil -incluyendo personas que viven con VIH o padecen hepatitis- en EEUU, Alemania, Brasil y Argentina, además de Turquía y Sudáfrica, y los primeros datos indican una respuesta inmunológica importante y efectos adversos leves a moderados, «similares a las que provoca la vacuna de la influenza, como fiebre o dolor muscular en la zona de la inyección», comentó Diez.

La vacuna de Pfizer tiene la particularidad de usar la técnica de ARN mensajero, es decir, produce anticuerpos utilizando fragmentos del ARN del virus, pero sin introducir en el organismo partes del coronavirus, por lo que tanto esta como la que desarrolla Moderna -que usa una tecnología parecida- serían más seguras, de constatarse su viabilidad.

«Esta plataforma se estaba investigando para aplicar contra el virus de la influenza; por eso el desarrollo de esta vacuna para el Covid-19 fue rápido. Se utilizó todo el conocimiento que había a la fecha», explicó la gerenta.

Considerando que su efectividad requiere dos dosis, aplicadas vía intramuscular, esta alternativa beneficiaría en primera instancia a cinco millones de chilenos.

Deja un comentario

Deja un comentario