Las protestas se han vuelto parte del día a día y no le dan tregua al Gobierno, desde que se ordenara el alza en la tarifa del Metro de Santiago y el descontento decantara en evasiones masivas.

El pasado 18 de octubre estalló una crisis política y social, la más profunda de los últimos 30 años en el país, y el Presidente Sebastián Piñera ha debido dejar de lado su plan de gobierno en búsqueda de una salida al conflicto que mantiene a miles de chilenos movilizados.

Se suspendió el aumento del precio del transporte público, se comprometió una agenda social con medidas que hacen referencia a las demandas de muchos chilenos, pero nada parece calmar las manifestaciones.

En el nuevo contexto social y político del país, el Presidente Sebastián Piñera dio una entrevista al medio internacional BBC, la primera desde el estallido social y en la que finalmente se refirió a los quiebres actuales.

Al ser consultado sobre sus declaraciones que establecían a Chile como un oasis dentro de América Latina, Piñera asegura que «Chile está en promedio en términos de desigualdad en América Latina. Por supuesto, sigue siendo un país muy desigual y es por eso que estamos luchando para vencer la pobreza y reducir la desigualdad, pero no es el país más desigual de América Latina», consigna Meganoticias.

«Si nos comparamos con los países de la OCDE, esa es una realidad. Si nos comparamos con América Latina, esa es otra realidad. Estamos totalmente comprometidos con derrotar la pobreza, aumentar la movilidad social y reducir la desigualdad», agregó el Mandatario.

 

Autocrítica a si mismo y a su Gobierno

Sobre las autocrítica a si mismo y a su Gobierno, el Presidente se sinceró y comenzó por detallar que «nadie predijo o tuvo la sensibilidad para darse cuenta de esto. No escuchamos con suficiente atención, no entendimos con suficiente claridad el mensaje. Y esta no es una crítica solamente al gobierno, esto se viene acumulando hace décadas».

«A pesar de que hemos reducido la desigualdad, Chile todavía es un país demasiado desigual. La gente tiene la percepción, y con mucha razón, de que en Chile hay demasiados abusos. De que hay muchas empresas que no respetan a sus clientes, a sus trabajadores y el medioambiente. Después de mucho tiempo de acumular, decidieron manifestarse con toda la fuerza que lo han hecho», explicó Piñera.

 

Llegar al fin de su gobierno

Finalmente, al ser consultado por la posible acusación constitucional en su contra y los llamados a renunciar que se escuchan en las marchas, El Mandatario fue enfático en destacar que «por supuesto que voy a llegar al fin de mi gobierno. Fui elegido democráticamente por una enorme mayoría de chilenos y tengo un deber y compromiso con esos que me eligieron y con todos los chilenos».

«Si alguien quiere hacer una acusación constitucional, está en su derecho pero yo estoy absolutamente seguro que ninguna de ese tipo de acusaciones va a prosperar porque la solución en democracia es respetar las reglas de la democracia y no atentar contra la democracia pretendiendo desestabilizar a un gobierno que ganó las elecciones legítimamente y por una amplia mayoría», concluyó Piñera.

Deja un comentario

Deja un comentario