Si bien el debate con respecto al posible retorno a clases de 46 mil escolares ha estado centrado en la pertinencia de dicha medida, considerando la pandemia por Coronavirus, además de analizar los requerimientos en relación con los aforos y la seguridad sanitaria de los niños, hay otro aspecto relevante que a juicio del decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Talca, Cristian Rojas, no ha sido abordado adecuadamente: las habilidades socioemocionales.

Entre otras definiciones, estas se refieren al conjunto de herramientas que permiten a las personas entender y regular sus emociones, sentir y mostrar empatía por otros, establecer y desarrollar relaciones positivas, tomar decisiones asertivas, aspectos relevantes al interior de las comunidades educacionales. “Dentro de las habilidades socioemocionales está el aprender a escuchar, a hablar, a reconocerse. Y esta es una buena instancia para poder hacerlo. Debemos comprender que no estamos estancados, no porque los colegios estén cerrados desde lo presencial, no hemos seguido creciendo, eso no se paraliza, sigue en constante movimiento. Seguimos aprendiendo y esta es una situación que nos está enseñando que tenemos que ser capaces de adaptarnos a una situación más que nos está tocando vivir como sociedad”, afirmó el decano.

Rojas planteó también que “lo que más echo de menos en la discusión actual, es que el retorno a las salas de clases tiene que ver no solamente con la estructura física y virtual, sino también con el trabajo previo que implica trabajar desde lo social y emocional”.

En este sentido, aseguró que existen bastantes elementos a considerar para el regreso a clase en los establecimientos y que el Ministerio de Salud, tanto como el de Educación han realizado esfuerzos para una vuelta lo más segura posible, pero existen otros factores que es importante a considerar como la planificación, el sentir de la comunidad escolar y especialmente los aspectos socioemocionales.

“Hay que sopesar el costo- beneficio de cada una de estas medidas entendiendo que también implica un diálogo de todas las organizaciones, de todas las comunidades”, aseguró.

El retorno según el académico, implica varios factores: una organización previa y los aspectos psicológicos de los estudiantes, profesores, entre otros profesionales.

“Cuando hablamos de una vuelta a clases deberíamos hablar de prepararnos. Algo esencial en la educación es la planificación. Todos los educadores que estamos acá lo sabemos y dentro de esa organización es importante preparar la infraestructura, el acceso a las tecnologías, pero no se puede dejar de lado las habilidades socioemocionales”, afirmó. Rojas añadió que “tenemos que hacer un esfuerzo importante a nivel país para que efectivamente todos puedan acceder a internet, si no pueden retornar de manera presencial, y que todos los niños tengan las condiciones de seguridad necesarias, pero es fundamental preparar también a los educadores, a los técnicos, administrativos,  directivos, en elementos psicológicos asociados. Y por cierto, tomar en cuenta a los estudiantes, porque poco se les ha escuchado, saber qué tan preparados están para volver a la presencialidad o si efectivamente ellos quieren vivir este proceso por un tema de seguridad desde la virtualidad. Entendiendo el problema de equidad”, aseguró.

Deja un comentario

Deja un comentario