Un análisis realizado por la consultora QuePlan.cl determinó que los precios de los planes de mujeres entre 25 y 45 años en las Isapres subieron un 3,4 por ciento tras la circular que prohibió contratos «sin útero», mientras que para hombres bajaron un 2,3 por ciento.

La medida comenzó a regir el 1 de diciembre y buscaba reducir la discriminación contra las mujeres en el sistema privado de salud, luego de que se conociera que pagan hasta un 179 por ciento, sin embargo, estaría teniendo el efecto contrario.

El documento, citado este lunes por La Tercera, evidenció que en el caso de las mujeres de 30 años, el alza es aún más extrema, pues llegó a un 5,3 por ciento, y para aquellas que no buscan cobertura maternal, ya que ahora tienen precios un 11,4 por ciento más caros.

Florencia Maira, autora del estudio y jefa de operaciones de QuePlan.cl, detalló al matutino que «esto era esperable, en el sentido de que ante mayor incertidumbre por parte del asegurador, las primas fueran más altas. Eso, porque éste no puede saber si alguien usará o no la cobertura maternal, quedando las primas en un promedio más alto que si se pudiese diferenciar», consigna Cooperativa.

Gobierno estima que es «apresurado» sacar conclusiones

En el Gobierno, el superintendente de Salud, Patricio Fernández, explicó que la circular buscó «terminar con esta situación en que se establecía el parto como una condición discriminadora en cuanto a cobertura» y que es muy «apresurado» sacar conclusiones sobre su impacto en los precios, ya que la medida comenzó a regir hace poco más de un mes.

La autoridad añadió que este año se aplicará un IPC de la salud para referenciar los reajustes de precios a los planes y que en tres meses más entrará en vigencia otra circular que abordará la discriminación por género en el sistema de Isapres y prohibirá asignar factores de riesgo diferentes a hombres y mujeres.

A juicio de Fernández, «el precio va de la mano con la tabla de factores, y la nueva tabla de factores, sin discriminación de género, parte el 1 de abril. Con eso, unido al IPC de la salud, vamos a tener herramientas concretas que van a permitir controlar los reajustes y los precios».

Deja un comentario

Deja un comentario